Pedro Sánchez busca gobernar él solo, aunque ofrecerá grandes pactos de Estado a Casado, Rivera e Iglesias en las reuniones que tiene previstas con ellos este lunes y martes.

Publicidad

Las elecciones del pasado 28 de abril dejaron claro que la política de pactos es la que marcará la vida en España a partir de ahora. Sánchez lo tiene claro y, asegura, está dispuesto a gobernar “a izquierda y a derecha”.

En su propósito, además, gobernar él solo. Sánchez quiere una legislatura duradera y fructífera. De ahí las reuniones que ha planteado con los tres principales líderes políticos: Pablo Casado, Albert Rivera y Pablo Iglesias. Los socialistas, de hecho, ven factible la investidura del presidente en segunda ronda, sin tener que negociar ni siquiera con los independentistas.

Sánchez plantea una transformación profunda de España, en base a su programa electoral. Y quiere acuerdos programáticos con Podemos. El partido morado reúne este lunes a su máximo órgano y mantiene el deseo de entrar en el Gobierno. Sin embargo, en el PSOE apuestan por estar solos. Y llegar a acuerdos de Estados con el centroderecha.

Tres pilares básicos

Además, Pedro Sánchez quiere basar sus pactos en tres grandes desafíos y pilares básicos: territorial, generacional e ideológico.

Cataluña seguirá siendo tema principal en el Gobierno, pero se aparca la aplicación del artículo 155. Sánchez apuesta por el diálogo y las soluciones consensuadas.

Una de las prioridades será tender la mano a Cs y PP, con cuyos líderes comparte generación. Por eso, espera poder entenderse bien con ellos. Los ‘populares’ llegan dispuestos a escuchar. Incluso, aseguran, a pactar una “bajada de impuestos para incentivar la economía ante los síntomas de estancamiento”.

Publicidad

Comentarios