Pedro Sánchez irá a la investidura el 22 de julio. Así lo ha anunciado Meritxell Batet este martes. Con la fecha se pone en marcha el calendario de debate y la maquinaria por si hubiera nuevas elecciones.

Publicidad

Ya hay fecha para la investidura. Meritxell Batet resolvía el misterio este martes en el Congreso. Será el 22 de julio. Ese lunes se pondrá en marcha la maquinaria, con el pleno y debate. Será el martes 23 cuando se vote la candidatura de Pedro Sánchez a la presidencia del Gobierno. De no sacar mayoría absoluta, se sometería a segunda votación el jueves 25 de julio. En esa ocasión, ya solo necesitará más ‘síes’ que ‘noes’ para llegar a Moncloa y formar Gobierno.

Tras hablar por teléfono, Sánchez y Batet llegaban a un acuerdo para la fecha de investidura. Después, la presidenta del Congreso se la comunicaba a los grupos parlamentarios. Y, posteriormente, la hacía pública en rueda de prensa.

Aunque el pleno arrancará el 22 de julio, es el 23 el día clave. En ese momento, se pone en marcha el reloj de 47 días naturales que establece la Constitución para que un candidato reciba la confianza del Parlamento para presidir el país antes de repetir elecciones.

De no conseguirlo en ese tiempo, los ciudadanos tendrán que acudir de nuevo a las urnas. Unos comicios que podrían celebrarse entorno al 10 de noviembre.

El pleno de investidura arrancará el lunes 22 de julio a las 12:00 horas. Pedro Sánchez será quien intervenga en primer lugar. Después, se reanudará a las 16:00 horas con los portavoces de los demás grupos parlamentarios.

Sin apoyos claros

Dos meses después de las elecciones del 28 de abril, Pedro Sánchez solo ha conseguido el apoyo en firme del PRG (Partido Regionalista de Cantabria). Las posiciones con su “socio preferente”, Unidas Podemos, están todavía muy alejadas. En gran parte por la exigencia de los de Iglesias de formar un Gobierno de coalición. Lo que supondría tener a ministros de la formación morada en el Ejecutivo.

De momento, Iglesias está en el ‘no’ a la investidura. Aunque dijo que el Gobierno de coalición está más cerca “de lo que parece”.

Por su parte, PP y Ciudadanos, a los que Sánchez presiona para que faciliten la gobernabilidad, se reiteran en el ‘no’. Ni Casado si Rivera han dado muestras de poderse abstener en la segunda votación.

Sánchez tiene previsto realizar una nueva ronda de contactos con todos los partidos tras fijar la fecha de la investidura. Confía en que con un día establecido ya y el reloj en marcha, algunos cambien sus posiciones. Pese a ello, en la cúpula socialista son conscientes de que, hoy por hoy, todo parece indicar que será una investidura fallida.

Publicidad

Comentarios