El Gobierno en funciones de Pedro Sánchez ha dado un nuevo bandazo en el caso del Open Arms, ofreciendo ahora los puertos de Palma y Mahón para que desembarquen, después de que la ONG rechazara el de Algeciras.

Publicidad

La vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, era la encargada de telefonear a la presidenta de Baleares, Francina Armengol, para proponerle que Palma o Mahón acojan al barco de Open Arms. Sánchez daba un nuevo bandazo después de haber ofrecido desembarcar en Algeciras. Una solución rechazada por la ONG.

El Ejecutivo español ofrece así los puertos más cercanos en la ruta del Open Arms hacia España.

El ofrecimiento de Sánchez sorprendía a muchos. Desde Doñana, donde disfruta de unos días de vacaciones, el presidente compartía un tuit en el que anunciaba haber dado instrucciones para habilitar el puerto de Algeciras. Una decisión a la desesperada, cuando la situación en el barco es caótica.

Los conatos de violencia se repiten y algunos migrantes incluso han llegado a tirarse al mar para llegar a nado a la isla de Lampedusa. Isla a la que Open Arms ha solicitado llegar. Sin embargo, Matteo Salvini, ministro de Interior italiano, se niega a permitir el desembarco.

La ONG, por su parte, ha rechazado ya tanto el puerto de Algeciras como el de Mahón. Al primero, aseguran, tardarían varios días en llegar. Y, dada la situación, es “absolutamente insostenible” permanecer tanto en el barco.

“Hemos incluido los informes psicológico de la organización Emergency y el del último episodio a bordo con peleas y violencia. Es urgente que podamos desembarcar a esta personas”, dicen desde la ONG. La entidad española solicitaba, de nuevo, atracar en Lampedusa, frente a cuya cosa sigue fondeado el barco.

Retenido

Por otro lado, el buque Open Arms podría ser inmovilizado si regresa a las cosas españolas. El barco ya estuvo retenido durante meses en el puerto de Barcelona. Después, puso rumbo al Mediterráneo sin permiso de las autoridades. Por eso, se enfrenta a multas si pisa suelo español.

Pese a ello, el Gobierno ha decidido ofrecer cualquier puerto ya al barco. Pese a que subrayan que “los puertos españoles no son ni los más cercanos ni los más seguros para el Open Arms”. Sin embargo, reconocen que España “es el único país dispuesto a acogerlo en el marco de una solución europea”.

Tras las críticas de Colau, que ofreció el puerto de Barcelona hace ya 12 días, o las del PP, que afearon los “bandazos” de Sánchez, la UE ha querido felicitar a España por su solidaridad. El comisario europeo de Inmigración, Dimitris Avramópulos, aseguraba en Twitter que la UE está “preparada como siempre a coordinar el reparto de los desembarcados”.

Publicidad

Comentarios