Pedro Sánchez ha puesto ya fecha a la constitución de la mesa de diálogo: el próximo lunes 24 de febrero. Es la propuesta hacia un Torra que ha afeado que se establezca un día sin haber llegado a un acuerdo previo.

Publicidad

Tal y como había acordado con sus socios de ERC y sin querer esperar más, Pedro Sánchez ha propuesto ya la fecha para constituir la mesa de diálogo por Cataluña. El presidente ha ofertado a Torra establecerla en Moncloa el próximo lunes 24 de febrero.

Desde que aceptara crear la mesa en diciembre, a cambio de su investidura, el asunto se ha convertido en una línea de división entre el independentismo. El objetivo de Torra ha sido situarse como el garante de la esencia del separatismo y el espíritu del 1-O. Por eso, ha exigido en los últimos días la creación de un mediador para la mesa. Este pasado miércoles, de hecho, aseguraba que sabotearía la negociación si no se aceptaba esa exigencia.

Con la proposición de este miércoles, Sánchez satisface a sus socios de ERC. E intenta, de paso, presionar a JxCat, además de cumplir la promesa de constituir cuanto antes la mesa.

Los de Torra tendrán ahora que decidir si acuden o no a la mesa. Si renuncian a su exigencia y acuden a Moncloa o la sabotean y dejan sin efecto.

Críticas de Torra

La primera reacción de Torra, sin duda, no ha sido buena. Lo primero que ha hecho ha sido recriminar a Moncloa que haya anunciado una fecha públicamente sin «ningún acuerdo» previo con ellos. «Ni teniendo en cuenta la agenda del president», añaden desde la Generalitat.

Minutos después de conocer la propuesta, desde el Gobierno catalán se alzaba la voz con críticas. Por las formas de la iniciativa y la falta de acuerdo. Han querido recordar, además, que «dos equipos técnicos designados acordarían» la fecha, lugar y orden del día de la reunión. Y se quejan de que ni siquiera saben cuál es el equipo técnico de Moncloa para ello.

Presidencia catalana ha confirmado que Sánchez había llamado a Torra para anunciarle la fecha. Pero éste le había pedido «explícitamente comunicarla conjuntamente cuando la fecha estuviera acordada». Y no de manera unilateral.

Por eso, desde el gabinete de Torra ya han trasladado a Sánchez que se acuerde una nueva fecha «siguiendo el compromiso de los dos presidentes». Pese a ello, JxCat ha señalado en el Congreso que harán «todo lo posible por encajar» la fecha.

En contraposición, las declaraciones de ERC que, a través de Rufián, han considerado una buena noticia el anuncio de la fecha.

Publicidad

Comentarios