Sin renunciar a gobernar en solitario, Pedro Sánchez parece abrir la puerta a negociar con Podemos carteras ministeriales en el Gobierno. Eso sí, el PSOE se reservaría aquellas más importantes.

Publicidad

El PSOE quiere gobernar en solitario. Pero es consciente de que quizá no pueda. La situación política y la dura posición de Ciudadanos está empujando a Sánchez al plan b. Es decir, al pacto de coalición que reclama Podemos desde que se conociera el resultado de las elecciones generales.

La negociación no comenzará hasta la semana que viene, una vez se conozcan los resultados del 26M. Y la base no será otra que una coalición ‘blanda’ en la que Podemos busca carteras ministeriales menores. Renuncian así a las llamadas de Estado como Justicia, Exteriores, Defensa, Interior o Hacienda.

Tras pactar la Mesa del Congreso, Podemos y PSOE están a punto de cerrar también un Gobierno de coalición en Valencia. Atraviesan así su mejor etapa, lo que podría llevarles a multiplicar los pactos locales y autonómicos tras las elecciones del domingo.

Algo que, sin duda, afectará a sus negociaciones para el Gobierno central. La posición de Albert Rivera, dispuesto a no dar su ayuda a Sánchez ni en asuntos puntuales, acerca más todavía al PSOE a Podemos. Iglesias, de hecho, está dispuesto a no pedir imposibles. Lo que facilitará la negociación.

Coalición o pacto a la portuguesa

Aunque Sánchez sigue abogando por un pacto a la portuguesa, desde Podemos insisten en una coalición estable. No quieren apoyos puntuales con un Gobierno en solitario, sino algunas carteras ministeriales con las que respaldar de continuo al PSOE.

Los socialistas tienen claro que necesitan “amarrar” a los diputados de Podemos. Y si para ello necesitan ceder alguna cartera, lo harán.

La negociación será discreta y llevada a cabo personalmente por Sánchez e Iglesias. Ambos han afianzado su relación en los últimos tiempos y se llaman y escriben con frecuencia.

Publicidad

Comentarios