Pedro Sánchez ha decidido rebajar a mero trámite su reunión con Quim Torra, que se celebrará este jueves en Barcelona. Se realizará antes de negociar la mesa directamente con ERC.

Publicidad

La reunión entre Sánchez y Torra ni siquiera tiene «orden del día». Así lo asegura el Gobierno, que ha rebajado a puro trámite el encuentro entre ambos. Una cita de obligado cumplimiento para el presidente del Ejecutivo si quiere que ERC siga apoyando la legislatura.

Después de un año sin apenas contacto, este jueves Sánchez y Torra volverán a verse las caras. Será una toma de contacto porque «hace mucho tiempo que no hay una reunión humanizada» entre ambos.

Pero no pasará de ahí. El Gobierno ha rebajado las expectativas y califican la reunión de trámite para conseguir poner en marcha la mesa pactada con ERC. No se prevén «resultados» ni hay «orden del día». Y recuerdan que los problemas en Cataluña son un «problema complejo» de «difícil solución a corto plazo».

«Harán falta luces largas y tenemos la esperanza de que en el medio o largo plazo se pueda solucionar», aseguraba María Jesús Montero tras el Consejo de Ministros.

Desde el Gobierno tampoco pueden asegurar que de esa reunión salga una fecha para la mesa de diálogo. Y es que es algo que quieren pactar directamente con ERC. Aunque sí están convencidos de que el primer encuentro se producirá muy pronto. «No será ese mismos día, pero será rápido», aseguran. «A partir de entonces, se fijarán las siguientes reuniones», dicen.

En manos de Torra

Que la reunión de este jueves sea provechosa o no está en manos de Torra. Todo dependerá de la actitud que mantenga, dicen desde el Gobierno de Sánchez. Temen, eso sí, que el presidente catalán utilice el encuentro como primer mitin electoral y saque la bandera del referéndum independentista o la amnistía a los condenados del 1-O.

Será «fructífera» aseguran si se avanza en «temas concretos» y si Torra muestra disposición para «establecer cauces». «No hay pretensiones de que salga algo directo e inmediato sin que antes hayan hablado los equipos», dicen desde Moncloa.

Sánchez acudirá con vocación al diálogo y «espíritu constructivo». Escuchará y presentará alternativas en función de las reacciones que perciba en Torra.

Son conscientes de que están en las antípodas «ideológicas» y que precisamente por ello el diálogo es fundamental. Pese a ello, niegan que vayan a aceptar la figura del mediador en la mesa.

Sánchez acudirá a Barcelona acompañado por la ministra de Política Territorial, Carolina Darias. Sin embargo, ésta no acudirá a la reunión con Torra. El Gobierno ha puntualizado que podría ser requerida para intervenir en los encuentros de Sánchez con Colau, Nuria Marín o con los colectivos de sociedad civil y empresarios con los que se verá.

Publicidad

Comentarios