Pedro Sánchez le ha dejado claro a Albert Rivera que “no hay ningún obstáculo real” para la abstención conjunta que plantea el líder de Ciudadanos al PP, y que facilitaría la investidura del líder socialista.

Publicidad

“No hay ningún obstáculo real”. Así resumía Pedro Sánchez su respuesta a la propuesta de Albert Rivera para conseguir una abstención del PP y Cs de cara a la investidura. Algo que permitiría a Sánchez ser presidente del Gobierno y evitar unas nuevas elecciones.

Este mismo lunes, sólo un poco después de que Rivera lanzara su propuesta con tres condiciones básicas, Sánchez contestaba a la misma. El presidente del Gobierno en funciones resaltaba que no había “osbtáculo real” que impida esa abstención conjunta.

Sobre todo, explicaba, porque el PSOE cumple los tres requisitos expuestos. Estos pasan por iniciar conversaciones para un Gobierno de coalición “constitucionalista” en Navarra; comprometerse a no indultar a los presos del ‘procés’ si son condenados y a la aplicación del 155 si es necesario; y no subir impuestos a las familias ni cuotas a los autónomos.

Sánchez ha dejado claro que en el hipotético caso de que los independentistas catalanes volvieran a saltarse la Constitución, el Gobierno del PSOE “actuaría con la misma contundencia y proporcionalidad” a ese “desafío”. Y ha recordado cómo estando en la posición así lo hicieron tras el 1 de octubre. “No habría ninguna duda al respecto”, aseveraba.

Bildu

En relación a la material económica, Sánchez ha señalado que su “intención” es “aliviar la carga fiscal a las familias”. También a los “trabajadores autónomos”. “En definitiva, a la clase media y trabajadora de este país”, señalaba.

Con respecto a Navarra, el presidente aseguraba que los socialistas no habían llegado a ningún “pacto” con Bildu. Y aseguraba que el Ejecutivo de Chivite garantiza el cumplimiento de la Constitución. “Y la disposición adicional que reconoce la foralidad”, añadía.

Por todo ello, Sánchez insistía en que a PP y Ciudadanos solo les pide una “abstención” de tipo técnico. Es decir, permitir que el Gobierno eche a andar. Una posición neutra en la investidura que no les compromete a respaldar después al Gobierno en el Parlamento.

Además, ha explicado que no se plantea otra investidura hasta saber “qué deciden exactamente” PP y Ciudadanos. Este lunes, Casado y Rivera se reúnen precisamente para estudiar la propuesta de éste último.

Publicidad

Comentarios