Pedro Sánchez se ha estancado en las negociaciones de su investidura. Y la presión, ahora, se redirige a él mismo y al PSOE. Las palabras del Rey instando a que no haya elecciones de nuevo, la petición del PP para cambiar de candidato o los comentarios de las organizaciones sociales ponen en apuros al presidente del Gobierno en funciones.

Publicidad

El plan de Pedro Sánchez para meter presión a Podemos se le vuelve en contra. El presidente del Gobierno se estanca en las negociaciones y prácticamente todos le señalan ya como el responsable del bloqueo. La presión, por tanto, recae casi exclusivamente ya en él solo.

El Rey ha insistido en evitar nuevas elecciones. Mientras tanto, el PP urge al PSOE a buscar  a otro candidato. Una opción con la que, dicen, podrían plantearse la abstención y facilitar la formación de Gobierno. Las organizaciones sociales, además, insisten en la necesidad también de desbloquear la situación. Eso sí, evitan pronunciarse sobre la fórmula de Gobierno. Por último, Podemos no da muestras de renunciar a la exigencia de un Ejecutivo de coalición. Y focaliza así la presión sobre un Sánchez que hasta la fecha no ha ofrecido alternativa alguna.

De las palabras del Rey no quiso Sánchez hacer valoración. Solo la ministra de Transición Ecológica, Teresa Ribera, respondió con un escueto “hay que ver hasta qué punto es factible”.

Además, ni el PP ni Ciudadanos están por la labor de cargar con la responsabilidad del bloqueo. Y así se lo han hecho saber a Sánchez, a quien recuerdan que llegó a Moncloa con los votos de Podemos. Ahora, le instan a que repita la fórmula y no que presione para que las formaciones de Casado y Rivera se abstengan.

De hecho, el PP ha devuelto el argumento de la abstención por responsabilidad. Los populares reclamaron este lunes a Sánchez que diera un paso atrás y dejara vía libre a otro candidato. Bien del PSOE o bien un aspirante del bloque de derecha. En la formación de Casado dan por hecho que tendrían 149 apoyos. Una cifra resultante de la suma de PP, Ciudaanos, Vox y UPN. Resultado superior a los 124 que logró Sánchez en su intento de investidura.

Aunque el resto de formaciones votaran en contra, la abstención del PSOE facilitaría esta fórmula. Algo que los socialistas no están dispuestos, pues sería ya la segunda vez que se abstuvieran para permitir un Gobierno del PP. Sobre todo, teniendo en cuenta que fueron los socialistas quienes ganaron en las urnas el pasado 28 de abril.

‘No’ a otras elecciones

El PP sí asegura que coincide con el Rey en que “lo ideal” sería no celebrar nuevas elecciones. E insisten en que para evitarlo es imprescindible encontrar a un candidato que aglutine el consenso suficiente. Algo que, a juicio de los populares, Sánchez ha demostrado que no puede hacer.

En Ciudadanos también se muestran firmes en su rechazo al presidente en funciones. Y las organizaciones ecologistas con las que Sánchez se reunía este pasado lunes insistieron en que España “necesita un Gobierno ya”. Pero no quisieron pronunciarse sobre ninguna fórmula concreta.

Publicidad

Comentarios