Pedro Sánchez ha dicho ya que «vislumbra» la desescalada y vuelta a la «nueva normalidad» a mediados de mayo, para cuando termine la tercera prórroga del estado de alarma que se aprueba este miércoles.

Publicidad

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha acudido este miércoles al Congreso con una nueva prórroga, la tercera, del estado de alarma. Mientras el PP ya ha anunciado que votará a favor, el líder del Ejecutivo ha dicho que se presentaba más optimista que las ocasiones anteriores. De hecho, dice que ya «vislumbra» la vuelta a la «nueva normalidad» y el inicio de la desescalada a mediados de mayo. Coincidiendo con el final de esta nueva prórroga.

«Con toda la prudencia y cautela», ha dicho Sánchez, este nuevo aplazamiento del estado de alarma «debería dar paso a una nueva fase, a la desescalada«. Pero será siempre que «estén bajo control total los lugares de mayor contaminación». También ha recordado que se controlará a personas procedentes de zonas de contagios y habrá medidas estrictas de prevención en los centros de trabajo. Así como en los centros educativos. La población tendrá que estar comprometida con las reglas de higiene y distanciamiento social.

Solo así se podrá iniciar una vuelta a la rutina que, desde luego, será diferente a lo conocido hasta ahora. El confinamiento general no se levantará hasta estar plenamente preparados, ha advertido Sánchez.

Pero el presidente del Gobierno ya ha puesto la segunda semana de mayo como horizonte de desescalada. Será entonces cuando empiece la segunda fase. Y, por tanto, se modificarán las condiciones del estado de alarma.

En su intervención en el Congreso, Sánchez ha adelantado que la desescalada será «lenta y gradual». Y ha recordado que la crisis no terminará hasta que se encuentre una vacuna. Sin embargo, «ya nos preparamos para entrar en una nueva normalidad». «Sin dar pasos en falso», añadía. Y, como otros líderes de países en fase de desconfinamiento, avisaba que habrá «avances y retrocesos».

Nueva fase

La nueva fase en esta tercera prórroga será organizada por Sanidad. El departamento de Illa podrá modificar, relajar, ampliar o restringir las normas en vigor. Y lo podrá hacer, además, en función de los territorios.

No será una desescalada como tal pero sí habrá medidas de relajación. Como es el caso, por ejemplo, de permitir la salida a los menores de 14 años para pasear.

Sánchez ha aprovechado además para pedir a los partidos su compromiso para «diseñar unos nuevos modos políticos». Y asegurar así «un futuro prometedor». Por eso, ha hecho hincapié en el diálogo y en dejar atrás «la confrontación». «No habrá otra oportunidad mejor ni más apremiante para hacer realidad esa voluntad de diálogo que tiene la sociedad española», ha dicho.

Y lo demostrarán, ha dicho, con los pactos de Estado que ha ofrecido a las fuerzas parlamentarias. «La culminación de un acuerdo no será patrimonializado por nadie. Será un éxito de todos», ha dicho.

Sánchez ha adelantado ya que, a su juicio, primero se tendrá que hablar del fortalecimiento del sistema de salud. Después, de la reconstrucción de la economía, sobre todo en los sectores más afectados. Y habrá que adoptar medidas de protección social. Y, por último, adecuar esta nueva forma de hacer política a los acuerdos que se alcancen en Europa.

Publicidad

Comentarios