Sanidad ha decidido prohibir ya todos los velatorios y ceremonias fúnebres y limitar los entierros e incineraciones a tres personas. Una medida que afecta a todos los fallecidos, hayan muerto o no por coronavirus.

Publicidad

Aunque ya estaban muy restringidos, finalmente los velatorios y ceremonias fúnebres han sido prohibidos. Sanidad ha anunciado que no se podrán celebrar ni en instalaciones públicas ni privadas. Tampoco en los domicilios particulares, como aún es costumbre en muchos pueblos. Todo ello para evitar contagios por coronavirus.

La orden ha sido publicada en el BOE de este pasado domingo. Se detalla que la prohibición afecta a todos los fallecidos. Hayan muerto o no por coronavirus.

Sanidad reconoce que las características «especiales» que rodean a las ceremonias fúnebres ha hecho tomar la decisión. «Es difícil asegurar la aplicación de las medidas de contención y distanciamiento con la separación interpersonal de más de un metro», dicen.

Sí se permitirá que haya tes personas en los entierros o cremaciones. Además del ministro de culto o la persona asimilada de la confesión para la práctica de los ritos funerarios.

Los funerales, velatorios y entierros son, sin duda, ceremonias en los que la cercanía es algo característico. De hecho, uno de los focos en La Rioja se originó precisamente tras la celebración de un funeral.

Precios limitados

Además, Sanidad ha fijado que durante el periodo de estado de alarma, los precios de los servicios funerarios no pueden ser superiores a los vigentes antes del 14 de marzo.

Las empresas funerarias tendrán que facilitar al usuario un presupuesto desglosado y los precios vigentes antes del estado de alarma. No podrán superarlo incluso aunque resulte necesario realizar actuaciones específicas como consecuencia de fallecimientos por coronavirus.

Sanidad también ha prohibido los servicios de tanatoestética, tanatopraxia e intervenciones por motivos religiosos que supongan procedimientos invasivos del cadáver.

Publicidad

Comentarios