Sanidad ya tenía en febrero informes que alertaban del riesgo «moderado alto» de brotes de Covid-19 como en Italia. Y a primeros de marzo se recogía la alta transmisión de la enfermedad en espacios cortos de tiempo.

Publicidad

El Ministerio de Sanidad ya conocía en febrero el riesgo «moderado alto» que existía en España de que se pudieran producir brotes de Covid-19 como estaba empezando a suceder en Italia. Así lo recogían algunos informes, que se completaron a principios de marzo con otros que advertían de la alta transmisión del virus.

Para cuando recibieron los informes de febrero, Italia ya había cerrado algunas de las zonas del norte del país. Y habían tomado otras medidas como suspender manifestaciones, eventos y competiciones deportivas entre otras.

A principios de marzo, concretamente el 6 de ese mes, Sanidad disponía de otro informe en que el se apuntaba que podían darse casos de alta transmisión del virus en eventos sociales de corta duración. Es decir, en una comida o incluso en la visita a un familiar. Y ya se advertía del contagio entre sanitarios por falta de equipos de protección individual. Algo que había sucedido en China.

Así lo recogen dos informes del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) que dirige Fernando Simón. Están fechados el 24 de febrero y el 6 de marzo.

En el primer informe se hacía una «evaluación de riesgo para España». En él se advertía de la «alta» probabilidad de que llegaran personas infectadas por el Covid-19. Se recogía también la advertencia del Centro Europeo de Control de Enfermedades de un riesgo «moderado alto» de brotes en países de Europa.

Ese mismo informe, del departamento que dirige Simón, ya incluía las medidas que se habían adoptado en Italia en aquellas zonas en las que «al menos una persona» había resultado positiva en Covid-19.

Entre las medidas aplicadas se cita el confinamiento, la suspensión de manifestaciones, eventos públicos o reuniones así como la suspensión de viajes escolares, el cierre de centros educativos, de museos, y la suspensión de competiciones y actividades públicas.

Para entonces, en Italia también habían establecido cuarentenas a quienes habían tenido contacto con el virus, se habían cerrado comercios y se habían suspendido algunas actividades laborales.

Pese a las advertencias, el informe del CCAES concluye que en España hay mecanismos suficientes de contención.

Alta transmisión

En el siguiente informe del CCAES, fechado el 6 de marzo, se analiza la situación del coronavirus en China. Y se alerta de que las personas infectadas tienen una alta transmisión del virus en eventos sociales de corta duración.

También se advierte del contagio en sanitarios. Un problema que tuvo China en los inicios de la pandemia por falta de equipos de protección.

Ese informe recogía además un análisis de la transmisión comunitaria y de los centros hospitalarios. Sin embargo, y según las conclusiones de la OMS, esta transmisión descendía «drásticamente» cuando se tomaron las medidas de protección adecuadas.

Precisamente la falta de EPIs ha sido un de los problemas en España. De ahí que nuestro país sea uno de los que más sanitarios contagiados registran. Tanto es así que el propio Simón reconocía que los casos nuevos son, en su mayoría, de profesionales.

Publicidad

Comentarios