El ‘no’ de Vox en Murcia se fraguó en unas solas horas, después incluso de que Abascal diera el visto bueno al pacto. Además, la respuesta del PP no se ha hecho esperar: “Son la ultraderechita cobarde”.

Publicidad

Después de cinco horas de negociación, en una mesa con PP, Ciudadanos y Vox, Murcia sigue sin gobierno. Los de Abascal votaban ‘no’ al candidato popular, Fernando López Miras, en la segunda votación. La decisión llegaba de mano de Iván Espinosa de los Monteros tras las palabras de Girauta (Cs), que aseguraba que no estaban negociando sino “tomando un café”. El ‘no’ se fraguó en un momento, pese a que parecían haber llegado a un acuerdo.

La decisión llevó a García Egea, que se había desplazado hasta Murcia, a llamar directamente a la dirección nacional de Vox. Buscaba una salida que permitiese la investidura. Y parecía haberlo conseguido.

El PP, sin embargo, tenía ciertas dudas de por dónde podría salir Vox en el último momento. Y sus sospechas tenían fundamento. Contra lo acordado, los cuatro diputados de la formación votaron en contra.

“Si en Andalucía decían que les habíamos ninguneado, ahora, para machitos, ellos”, decían desde PP y Cs. Ambos partidos tienen ahora hasta el 2 de septiembre para lograr un pacto y sacar adelante el Gobierno. Si no, se repetirán elecciones.

Respuesta del PP

Tras el ‘no’ de Vox, el PP no ha tardado en dar respuesta contundente. Ha sido precisamente García Egea el que ha acusado a los de Abascal de “venir de valientes y acabar siendo la ultraderechita cobarde”.

Además, ha querido alabar la “responsabilidad” de Ciudadanos frente a los “insultos” de Vox. De ellos asegura también que llegaron a un acuerdo con la dirección de Madrid. Pero que los cuatro diputados de Murcia incumplieron.

“¿Qué tipo de partido es Vox, donde el presidente dice una cosa y se hace la contraria?. O no se tienen los teléfonos o no se hablan”, señalaba al respecto Javier Maroto. Calificaba de “espectáculo” lo vivido en Murcia. Decía que esta actitud es más propia de “una guardería, que de política de nivel”. Según su punto de vista, Vox trata de justificar “cualquier cosa” porque “alguien” se ha sentido ofendido.

 

Publicidad

Comentarios