Los cuatro grandes partidos se repartirán la Mesa del Congreso al completo, si no hay cambios a última hora. Además, ya hay una clara favorita para sustituir a Ana Pastor como presidenta del hemiciclo.

Publicidad

PSOE, PP, Ciudadanos y Podemos serán los partidos que se repartan la Mesa del Congreso. De no haber cambios ni concesiones, -los socialistas podrían incluir a ERC para asegurarse la investidura de Sánchez-, las cuatro grandes formaciones coparán los puestos del órgano de dirección del hemiciclo.

De momento, el PSOE contará con tres miembros, mientras que el resto de partidos tendrá dos, según han indicado fuentes parlamentarias.

Además, ya hay una clara candidata favorita a ser la sustituta de Ana Pastor como presidenta del Congreso. No es otra que Carmen Calvo, actual vicepresidenta del Gobierno. Podría ser elegida por mayoría absoluta en primera votación o por mayoría simple en segunda ronda.

Tras su elección, los diputados escogerían a los cuatro vicepresidentes restantes. Al PSOE le dan los números para ‘colocar’ al vicepresidente primero. El PP se haría con la segunda vicepresidencia, Ciudadanos con la tercera y Podemos con la cuarta.

Lo mismo sucedería con la votación posterior para escoger a los cuatro secretarios de la Mesa del Congreso. Cada uno de los cuatro partidos se quedaría con un puesto. Aunque no se conocen los nombres, las quinielas ya señalan a algunos diputados.

Es el caso de la exalcaldesa de Ciudad Real Rosa Romero, que podría repetir como miembro de la Mesa por el PP. También podría llegar allí Juan Carlos Girauta (Cs). Y Podemos podría poner de nuevo a Gloria Elizo.

El poder de la Mesa

Durante los meses en que Sánchez ha sido presidente, PP y Ciudadanos tenían el control de la Mesa. Algo que les ha permitido ralentizar la tramitación de algunos proyectos de ley.

Con este reparto, Vox quedará fuera del órgano de control. Ninguno de los otros partidos está dispuesto a cederles una plaza.

Sí se ha hablado ya de la posibilidad de que ERC consiga un puesto. Aunque aseguran que es una condición remota. Y es que desde la formación independentista confirman que los socialistas no se han puesto en contacto con ellos para este fin. El PSOE, de hecho, perdería su hegemonía en la Mesa si cede una de sus plazas a ERC. La otra posibilidad es que Sánchez convenza a Iglesias de ceder uno de sus dos sitios a la formación catalana. Aunque no parece probable que Podemos lo acepte.

Publicidad

Comentarios