A poco más de tres semanas para evitar nuevas elecciones, ya hay sectores de Podemos que apremian a Iglesias a aceptar la oferta que Sánchez hizo en julio, justo antes de la investidura fallida.

Publicidad

Un ala de Podemos defiende que Pablo Iglesias recapacite y acepte ahora la última oferta de coalición que planteó Pedro Sánchez en julio. La propuesta que se presentó justo antes de la investidura fallida. Sectores de la formación morada creen que sería muy positivo que su líder reconsiderase su último rechazo y se olvidara, incluso, de las cuatro propuestas de coalición que le ha enviado en un documento recientemente.

La oferta rechazada en su momento era la de una vicepresidencia y los ministerios de Vivienda, Igualdad y Sanidad. Esas voces críticas con Iglesias entienden que, ahora que Sánchez ha dicho que no volverá a ofrecer una coalición, quizá no se pueda evitar la repetición de elecciones. Pero, al menos, Podemos iría con una argumentación más armada a las urnas.

Creen que aceptando esa propuesta, ponen contra las cuerdas al PSOE de cara al 10 de noviembre, cuando se celebrarían nuevas elecciones. Pondrían muy difícil a los socialistas explicar un rechazo a una propuesta lanzada por ellos mismos. Y que les parecía perfecta hace apenas un mes.

Además, aprovechan un momento en que Iglesias ha admitido en privado que se equivocó al pedir también el ministerio de Trabajo. Una exigencia que hizo saltar por los aires el acuerdo. Y aunque los críticos saben que la decisión es del líder morado, dejan la reflexión en el aire a fin de ser escuchados.

Sin contacto

Estos sectores de Podemos asumen que irán a una en caso de no haber acuerdo. Y se mostrarán más o menos conformes con la línea política marcada por la dirección. No es momento, aseguran, de mostrar la división del partido.

Tampoco el PSOE, reconocen, ha querido explotar las diferencias internas de Podemos desde la investidura fallida. Y no ha habido contacto alguno entre socialistas y morados más allá del mensaje de Iglesias a Sánchez con el nuevo documento.

Incluso quienes apuestan por aceptar la oferta de julio, admiten que las negociaciones están en punto muerto. Más allá de las diferencias en el reparto, hablan del “clima psicológico” que se ha impuesto entre Sánchez e Iglesias. Y lamentan que eso impida una negociación real.

Mientras, Iglesias sueña con que una parte del PSOE convenza a Sánchez para volver a la coalición. A su vez, el Gobierno espera que alguien convenza al líder morado para dar su brazo a torcer. Y así Podemos ofrezca su apoyo en la investidura sin entrar en el Consejo de Ministros.

A unos y otros les queda hasta el 23 de septiembre para evitar unas nuevas elecciones. De acabarse el plazo, el próximo 10 de noviembre los españoles estarán llamados a urnas de nuevo.

Publicidad

Comentarios