La suerte está echada. Poco pueden hacer ya los candidatos para convencer a unos u otros de sus votos. Los partidos viven un sprint final para las elecciones del 28A en un escenario más impredecible que nunca.

Publicidad

Adiós a una de las campañas electorales más broncas, tensas y con más enfrentamientos entre candidatos. Pero también en un escenario impredecible, con millones de indecisos y un panorama sobre el que nadie quiere apostar. La suerte está echada ya y ahora serán los votantes los que elijan qué bloque debe gobernar. Y es que si hay algo hay claro en estos comicios, son las dos partes bien diferenciadas.

De un lado, PSOE y Podemos. Por el otro, PP, Ciudadanos y Vox. Ninguno de los dos bloques, previsiblemente, sacará mayoría absoluta, por lo que los escenarios postelectorales son variados.

Hay quien vaticina que Sánchez pactará no sólo con Iglesias sino que necesitará a los diputados del PNV e incluso de partidos independentistas como ERC. Los nacionalistas vascos podrían incluso ser también la llave para un gobierno de derecha, con el PP en cabeza.

Pero también hay quien va más allá y vaticina un bloqueo que podría llevar a España a unas segundas elecciones en unos meses. Tal y como ocurrió en 2016.

Apuestas mudas

El escenario es totalmente impredecible. Y en gran parte por esos millones de indecisos que no tienen claro su voto. Los sondeos, las casas de apuestas y otros indicadores de votos están completamente mudos. No son capaces de adelantarse a lo que sucederá este domingo 28 de abril.

Por eso, los candidatos aprovecharán las últimas horas para convencer a quienes quieren ir a votar pero no saben a qué partido. Los cinco candidatos principales se repartirán entre Madrid y Valencia.

En esta última ciudad estará Pedro Sánchez. El presidente del Gobierno estará arropado por el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig. Y es que el 28A son las generales pero también las autonómicas en Valencia. Sánchez espera llenar el Parque Central en este cierre.

El WiZink Center ha sido el lugar elegido por Pablo Casado para despedirse de la campaña. Justo antes participará en un acto en Valencia, también para arropar a los candidatos de su partido en las autonómicas.

En la capital también cerrará Pablo Iglesias. Lo hará junto a Albert Garzón e Irene Montero. Será, de hecho, la primera vez en mucho tiempo que pueda verse a la pareja política, números 1 y 2 de Podemos, desde que ambos fueran padres. Será en un acto en el Auditorio del Parque Lineal del Manzanares. Previamente, Iglesias estará en León y en Valladolid.

Albert Rivera ha elegido Valencia, como Sánchez. Estará acompañado por otros candidatos del partido en un acto en Jardín del Turia.

Por último, Santiago Abascal cerrará campaña en el mismo lugar en el que la inició, en la Plaza de Colón de Madrid. 

Publicidad

Comentarios