El Tribunal Supremo ha decidido abrir diligencias y da a Salvador Illa 20 días para entregar el informe negativo sobre Madrid, tras la denuncia de la Comunidad al rechazar Sanidad el pase a la fas 1.

Publicidad

La Comunidad de Madrid acudía hace unos días al Tribunal Supremo para recurrir los argumentos de Sanidad que vetaron el pase a la fase 1 de la región en semanas anteriores. Ahora, el alto tribunal abre diligencias y da al ministro Salvador Illa 20 días para que entregue el informe negativo con el que se rechazó ese avance en la desescalada.

La Sala Tercera de lo Contencioso-Administrativo del Supremo ha ordenado abrir una pieza separada de medidas cautelares. Lo primero que han decidido es exigir al departamento de Illa que les remita el informe negativo en gestión.

Según publica el diario ‘ABC’, el Supremo se da por enterado del recurso presentado por la Comunidad de Madrid. Y da a Illa un plazo de 20 días, «bajo apercibimiento», para remitir el informe. Así, el Ministerio tiene hasta mediados de junio para ello, ya que el documento judicial está fechado el 22 de mayo.

Además, ordena que se publica de oficio el anuncio de la interposición del recurso en el BOE. Y también que se realice una «pieza separada» de medidas cautelares, con testimonio de esta resolución.

Guerra judicial

Madrid ha decidido mantener su guerra judicial con Sanidad, pese a haber avanzado de fase el pasado lunes 25 de mayo. La anterior negativa, aseguran, no se sustentaba en criterios técnicos «aplicados de forma homogénea a todo el territorio». La Comunidad considera que eso vulnera «varios principios y normas esenciales» del ordenamiento jurídico.

El Gobierno de Díaz Ayuso considera que las razones del informe para negar el pase de fase «no tienen relación directa con los indicadores del llamado Plan para la Transición a una Nueva Normalidad».

El pasado 8 de mayo, Sanidad ni siquiera envió a Madrid el dosier negativo. Los responsables madrileños no podían saber qué había que mejorar. A ello se suma que el informe aparece con firma tres horas después de la rueda de prensa de Illa. Es decir, primero se comunicó el ‘no’ y después se realizó el documento. Por eso, el equipo de Ayuso recelan que se hiciera ‘ad hoc’. Es decir, por un fin específico.

Publicidad

Comentarios