El Tribunal Supremo ha autorizado la exhumación de Franco de manera inmediata, sin necesidad de licencia de obras, como pedía un juez de Madrid, que tenía paralizado el proceso.

Publicidad

Unos días después de dictar sentencia, el Tribunal Supremo ha notificado oficialmente la misma sobre la exhumación de Franco. En ella se recoge que puede ser realizada de manera inmediata, sin necesidad de licencia de obras, como reclamaba un juez de Madrid.

El Supremo aprobó por unanimidad permitir al Gobierno de Sánchez exhumar los restos de Franco, que reposan desde hace 44 años en el Valle de los Caídos. En la resolución se explica que la familia del dictador “no goza de una facultad incondicionada de elección del lugar de enterramiento de sus deudos”. “No forma parte ni del derecho a la libertad religiosa ni del derecho a la intimidad personal y familiar tener siempre la última palabra sobre el lugar de sepultura de los parientes”, recalca la sentencia.

También explican su respaldo al Gobierno, que no quiere que los restos de Franco reposen después de la exhumación en La Almudena. “No estamos ante una inhumación de carácter privado”, argumenta el Supremo.

El Tribunal, además, no solo se refiere a ello por razones de seguridad. Sino por la significación del propio Franco. “Debemos reiterar que no nos encontramos ante un asunto estrictamente privado, circunscrito al ámbito de la intimidad familiar, sino ante el destino que legalmente se ha de dar a los restos de un persona público de la relevancia que se ha subrayado”, explican.

En el fallo también se recuerda que el Congreso aprobó la exhumación. Y que la Ley de Memoria Histórica sostiene que en el Valle de los Caídos podrán seguir reposando los restos de las personas fallecidas a consecuencia de la Guerra Civil.

Licencia de obras

La sentencia del Supremo, además, insta a que la exhumación pueda ser inmediata. Sin necesidad, además, de licencia de obras. Obliga así al juez José Yusty a levantar las medidas cautelarísimas que mantienen paralizada la licencia de obra para sacar los restos de Franco.

El Supremo afirma que no se infringe la ley urbanística porque no es una obra mayor la que supone la exhumación. Tampoco contradice las normas subsidiarias del Ayuntamiento de San Lorenzo de El Escorial. El consistorio ya informó de forma favorable a la exhumación desde el punto de vía urbanístico.

Además, la obra, al ser acordada por el Consejo de Ministros, no necesita la licencia municipal. “Al fin y al cabo, se trata de levantar una losa, extraer los restos y reponer el solado original”, dicen. Eso llevaría a revertir “el pavimento de la Basílica a su estado anterior a 1975”, resumen en la sentencia.

La sentencia también descarta que el Gobierno vaya a vulnerar el Acuerdo con la Santa Sede. Los magistrados argumentan que el Consejo de Ministros reconoce que debe contar con la autorización de la Iglesia para acceder a la Basílica. Pero el artículo 1.5 del acuerdo con el Vaticano no niega la competencia del Gobierno para decidir sobre la exhumación. Así, aunque el prior pudiera negarles la entrada, el Supremo se lo habilita. Una vez dentro, ya no podría oponerse a la exhumación.

El Supremo desestima de forma íntegra el recurso presentado por los nietos de Franco. El tribunal concluye que “no aprecia arbitrariedad ni desproporción” en la decisión del Gobierno. Y que por tanto la exhumación se puede realizar de manera inmediata.

Antes del 10-N

Con la sentencia en la mano, el Gobierno se pondrá rápido a buscar una fecha para la exhumación. Hace unos días Carmen Calvo anunciaba que se haría lo más pronto posible. Y eso supone antes de las elecciones del 10-N.

El ministro Marlaska, por su parte, apuntaba a que se hará “sin espectáculo”. Un acto sobrio y rápido. “Con sigilo y sin interferir en el resto de la vida”, aseguraba ante los medios.

Publicidad

Comentarios