El Supremo ha dado un segundo revés en el día a Oriol Junqueras, comunicando a Europa que no puede ser eurodiputado y que seguirá en la cárcel. La Eurocámara pretendía que acudiera el próximo lunes para tomar posesión de su acta pero el tribunal español no se lo permitirá.

Publicidad

Oriol Junqueras no podrá salir de la cárcel para tomar posesión de su acta de eurodiputado. Así lo ha comunicado el Supremo al Parlamento Europeo este jueves. El tribunal español ha decidido confirmar a Europa que el líder de ERC se encuentra inhabilitado judicialmente tras su condena a 13 años de cárcel por sedición. Y que, por tanto, no podrá salir de prisión.

Se trata del segundo revés del Supremo a Junqueras en el mismo día, después de que avalaran la decisión de la JEC sobre su inhabilitación.

El Supremo resuelve así el problema jurídico que supuso la sentencia del Tribunal de Justicia de la UE. Éste falló que Junqueras gozaba de inmunidad desde el pasado 13 de junio, tras proclamarse los resultados de las elecciones europeas al Parlamento. Entonces, el dirigente esperaba en prisión preventiva a la sentencia del juicio por el 1-O.

Los magistrados han decidido ahora que Junqueras queda inhabilitado para ejercer como eurodiputado. Por lo que no se le pondrá en libertad. Ni tampoco se tramitará el suplicatorio para levantar la inmunidad. Tampoco se anulará la sentencia que le condenaba por el referéndum ilegal.

En el auto, el Supremo hace suya la «novedosa doctrina» del Tribunal europeo sobre la inmunidad de los eurodiputados electos en prisión preventiva. Y destaca que la aplicará, si da el caso, en el futuro. El tribunal subraya que el fallo de Europa admite con carácter excepcional mantener la medida de prisión provisional siempre que el órgano juzgador lo considere necesario.

Decisión de la JEC

La decisión del Supremo es el segundo revés del día a Junqueras. Antes, habían rechazado suspender la sentencia de la JEC, que resolvía el pasado viernes que el líder de ERC no puede ser eurodiputado.

Aplicaba así el artículo 6.2 de la Ley Electoral. Ésta establece que no pueden ser elegidos los condenados por sentencia firme a penas de cárcel. En todo el periodo que dure la pena.

Publicidad

Comentarios