«Soy diputado y presidente». Con estas palabras, Quim Torra ignora del todo la decisión del Tribunal Supremo, que le deja sin escaño. El presidente catalán, sin embargo, se niega a acatarlo.

Publicidad

El Tribunal Supremo ha decidido, por unanimidad, quitarle el escaño de diputado a Quim Torra. Hasta que haya al menos una sentencia firme sobre su inhabilitación. El presidente de la Generalitat, por su parte, ha decidido ignorar la decisión ya reta al alto tribunal: «Soy diputado y presidente», ha dicho.

En contra del criterio de la Fiscalía, el Supremo rechazaba la solicitud de Torra para mantener el acta de diputado mientras se resuelve el recurso contra la decisión de la Junta Electoral Central (JEC). Si antes de eso, la Sala de lo Penal dicta sentencia, ésta será firme y será la que determine el futuro de Torra.

Pese a que el Supremo ha hecho firme su decisión, Torra asegura que «no hay ningún cambio respecto al 3 de enero y a la decisión que aprobó el pleno del Parlament». «Soy diputado y presidente de Cataluña porque así lo decidió la ciudadanía y lo ratificó el Parlament», ha añadido. Ignora, y de paso reta, al Supremo con sus palabras.

La decisión pone en un nuevo camino a la política catalana. Y es que el Estatut obliga a que el presidente del Govern sea diputado autonómico. Pese a ello, la JEC ha dejado en manos del Parlamento catalán esa decisión. Y los letrados de la Cámara han avalado que Torra se mantenga en el cargo.

El Supremo tampoco se inmiscuye en ese tema. Por lo que de nuevo será el Parlament el que decida si la pérdida del escaño es compatible con mantener la presidencia. Aunque de hacerlo se estaría incumpliendo el propio Estatut de Cataluña.

Tras su decisión, será el propio Supremo el que ofrezca una resolución definitiva sobre la de la JEC. No hay un plazo para ello, pero tiene prioridad sobre otros asuntos de la sala. Los magistrados se comprometen a resolverlo en «un plazo razonable».

Respaldo del Gobierno

Por su parte, el Gobierno de Sánchez ha respaldado el hecho de que Torra siga siendo presidente. Margarita Robles, la ministra de Defensa, ha asegurado que «no hay ninguna oposición desde el punto de vista judicial a que Quim Torra pueda continuar como president del Govern de Cataluña».

Para Robles, magistrada de carrera, una cosa es la condición de diputado y otra la de presidente de la Generalitat. «Hemos de distinguir siempre lo que es estrictamente judicial, que es la resolución de hoy que afecta al hecho de ser parlamentario, y el hecho de ser president», ha dicho. Eso último, asegura, es algo que tiene que decidirlo el Parlamento de Cataluña.

La decisión del Supremo, además, no condiciona la reunión de Sánchez y Torra. Que se produce, ha dicho Robles, por la condición de éste último de presidente.

Publicidad

Comentarios