Quim Torra ha decidido esta vez no jugársela y ha comenzado a retirar los lazos amarillos de las instituciones. Antes, incluso, de acabar el ultimátum de la Junta Electoral, que establecía como hora límite las 15:00 de este viernes 4 de octubre.

Publicidad

La mayoría de los departamentos de la Generalitat han comenzado a retirar los lazos amarillos de sus edificios. El ultimátum de la Junta Electoral vencía este viernes a las 15:00 horas. Y Torra no ha querido jugársela, ya que podría terminar en el juzgado de desobedecer a la orden.

Ya en algunos edificios regidos por Junts per Catalunya se retiraban a última hora del pasado jueves. Los pertenecientes a ERC lo hacían este viernes.

El pasado miércoles fue cuando la Junta Electoral Central dio este plazo para la retirada de los símbolos partidistas e independentistas. Instaron a los Mossos, además, a ejercer una “vigilancia permanente” para que no se vuelvan a exhibir símbolos similares en fachadas o elementos arquitectónicos visibles.

Si pasadas las 15:00 horas se comprueba que la simbología no ha sido retirada, la Junta tendrá que adoptar una decisión que podría llevar a Torra al juzgado.

Como en marzo

De hecho, podría repetirse la situación del pasado mes de marzo. La Junta dio un primer plazo a Torra de 48 horas. Después, un segundo de 24 horas más. Como las pancartas y los lazos amarillos no se quitaron, la Junta pidió a los Mossos que procedieran a su retirada.

Además, llevaron el caso a la Fiscalía, que apercibió al presidente catalán por posibles delitos penales y le impuso una sanción por saltarse la ley electoral.

No parece que ahora vaya a darse el mismo escenario. Y es que Torra ha decidido no jugársela más y retirar los símbolos. De hecho, el presidente catalán tendrá juicio el próximo 18 de noviembre por desobediencia. No dudó en dejar, en abril, el lazo amarillo y una pancarta al respecto en la fachada de la Generalitat.

Publicidad

Comentarios