Quim Torra no cesa en su empeño y garantiza ahora que el Parlamento catalán abordará “sin límites” la autodeterminación de Cataluña. Así lo ha hecho saber ante la Cámara donde, además, ha pedido a Miquel Iceta que interceda con Pedro Sánchez.

Publicidad

El presidente de la Generalitat, Quim Torra, sigue en su empeño por apostar unilateralmente por la secesión. Por eso, ha aprovechado la sesión de control de este miércoles en el Parlamento catalán para garantizar que la Cámara abordará “sin límites” la autodeterminación.

Torra ha defendido en primera persona la resolución contra la sentencia del Supremo por el 1-O y a favor de la autodeterminación. Una resolución que tramitaron en conjunto JxCat, ERC y la CUP en la Mesa del Parlamento catalán. A pesar, incluso, de los avisos del Constitucional para que la Cámara catalana abandone el impulso de cualquier iniciativa relacionada con la vía separatista.

Por su parte, Ciudadanos, PP y PSC han solicitado formalmente que Torrent reconsidere su posición y revierta la tramitación de la moción secesionista. Los socialistas han requerido, además, que los servicios jurídicos de la Cámara emitan un informe sobre la adecuación de la resolución al ordenamiento jurídico constitucional.

Con todo ello, se da por hecho que la mayoría independentista de la Mesa tumbará este requerimiento de los constitucionalistas.

Torra ha defendido que la resolución “es el primer paso para volver a votar la independencia”. Algo que ya propuso el propio presidente de la Generalitat durante el Debate de Política General y que este miércoles ha vuelto a subrayar.

Ayuda de Iceta

Además, Torra ha aprovechado el aval de Miquel Iceta a su modo de condenar la violencia para pedirle al socialista que medie con Pedro Sánchez. Le pedía Torra así a Iceta que interceda para que el presidente del Gobierno le coja el teléfono. Y, sobre todo, para abrir una negociación sobre la independencia.

“Haga un servicio a este país. Cuando tenga a Sánchez al teléfono, pásemelo. Tenemos que hablar de tú a tú. De presidente a presidente”, ha dicho Torra a Iceta. Antes, el presidente catalán había afeado a Sánchez no haber respondido a ninguna de sus cinco llamadas. Que se producían desde que estallaran las protestas.

“Sabe perfectamente que no ha hecho lo que tenía que hacer. Hay la necesidad de una condena rotunda de la violencia que se ha producido y de la que se puede producir”, decía Iceta. El líder de los socialistas catalanas intentaba enmendar así su huida de la línea oficial del PSOE.

Presión a los Mossos

Los independentistas han utilizado también la sesión para aumentar la presión a los Mossos. Por haber respondido, dicen, a las protestas violentas de la semana pasada.

El consejero de Interior catalán, Miquel Buch, se ha jactado de abrir sanciones a 514 mossos durante la última década. Por, dice, “mala praxis policial”. Lo cual demuestra, ha dicho, que “el cuerpo depura responsabilidades cuando alguien no se ajusta a la ley”.

Publicidad

Comentarios