En el momento en que empiecen a relajarse las medidas de confinamiento, la ciudadanía podrá salir a la calle, pero con prudencia. Y, entre otras cosas, con una mascarilla. Ante la falta de ellas, hasta el Gobierno ha contado cómo hacerse una en casa.

Publicidad

El Gobierno adelantaba este fin de semana que cuando los ciudadanos empiecen a salir a la calle, habrán de hacerlo con mascarilla. Consideran esta pieza de protección fundamental para evitar contagios cuando se reduzca el distanciamiento social. Por eso, Industria ha compartido cómo hacerse una en casa.

Y es que la falta de mascarillas es uno de los problemas de esta crisis sanitaria. Si ya los propios profesionales carecen de este elemento, mucho más los ciudadanos. Agotadas desde hace semanas en las farmacias, es imposible comprar una, salvo a precios desorbitados en Internet.

El Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha publicado ya una serie de guías técnicas para elaborar distintos tipos de mascarilla en casa. Concretamente, para tres diferentes. Las dos primeras necesitan certificación de calidad. Son las calificadas como Equipo de Protección Individual y las mascarillas quirúrgicas. Ambas se destinan a sanitarios y, por tanto, son más difíciles de crear en casa.

Las más fáciles son las mascarillas higiénicas, que son meros cubrebocas. Pero pueden garantizar la efectividad si cubren nariz, boca y mentón, sin constan de material filtrante, si las gomas de ajuste se pueden sustituir por tiras para atar y si están ajustadas a la cara para que no haya fugas.

Requisitos a tener en cuenta

Lo primero de todo es elegir un buen material filtrante. Los mejores materiales se venden en una par de empresas en España. Pero la Universidad de Cambridge ha realizado un estudio y ha llegado a la conclusión de que se pueden hacer con bolsas para el aspirador (86% de efectividad), paños de cocina (73%) y pañuelos de seda o camisetas de algodón (50%).

Con aguja e hilo o una máquina de coser al uso se pueden realizar. Aunque Industria advierte de que son de un solo uso, se sabe que con un lavado a más de 60 grados y el vapor de la plancha se logra matar a los posibles virus que hubieran quedado en ella.

Con más o menos complicación, son muchos los que han compartido también en redes sociales cómo hacerse una mascarilla casera. Desde EEUU, el propio Ejército recomendaba cómo hacerse una de ellas en apenas un minuto.

Se extiende la tela sobre una superficie, se dobla desde el extremo inferior hasta la mitad y se repite el proceso. Cada una de las mitades se dobla después sobre sí mimas, con lo que la tela queda enrollada en ambos lados.

Se cogen después dos gomas elásticas, que se introducen por los datos. Se doblan los extremos de la goma y se coloca en la cara.

 

Publicidad

Comentarios