Íñigo Urkullu ha decidido finalmente aplazar las elecciones autonómicas en el País Vasco, previstas para el 5 de abril. Con el consenso de todos los partidos políticos, no se celebrarán hasta superar la crisis del coronavirus.

Publicidad

Hacía días que la decisión de aplazar las elecciones vascas estaba sobre la mesa. Este lunes, finalmente, se ha hecho efectivo. El lehendakari, Íñigo Urkullu, ha acordado junto al resto de partidos políticos, dejar en el aire los comicios hasta que acabe la crisis por el coronavirus.

Ha sido una reunión presencial con todos los portavoces de las formaciones. Todos han estado de acuerdo en que con el confinamiento domiciliario, no es momento de consultar a la ciudadanía. Y han decretado que lo importante es preservar la salud de los ciudadanos.

La reunión no ha terminado aún, aunque el anuncio oficial se realizará en breve. Ante la inminente campaña electoral, prevista para este jueves, el Gobierno vasco aprobará un decreto de aplazamiento. Para ello se apoyarán en el departamento de Salud. Será la Diputación Permanente de la Cámara la que validará este decreto. Y se publicará el miércoles en el Boletín Oficial del País Vasco. 

Los partidos ya daban por hecho que Urkullu les propondría aplazar las elecciones ante la crisis del coronavirus. Sobre todo porque el confinamiento podría alargarse más allá de 15 días, como reconocía Ábalos este lunes. Y porque la campaña electoral se iba a ver gravemente alterada.

¿Y las gallegas?

Pedro Sánchez dejaba en manos de Urkullu y Feijóo la decisión de aplazar o no las elecciones. En Galicia, el presidente se reunirá también con el resto de partidos. Y todo parece indicar que, al igual que en el País Vasco, se aplazarán de manera indefinida hasta pasar la crisis del coronavirus.

Feijóo ya ha manifestado su intención de cancelar los comicios. No hay ningún gallego «pensando» en votar, dijo. Y destacó que no hay garantías de poder celebrarlas sin riesgo. Por lo que lo «lógico» es el aplazamiento.

Publicidad

Comentarios