Los escenarios del Brexit tras la sentencia de Luxemburgo son muchos y variados. Entre los 8 contemplados, desde la marcha atrás a un nuevo ingreso. Y es que no se descarta ninguna opción del todo.

Publicidad

La sentencia definitiva del Tribunal Europeo de Luxemburgo emitida este lunes, añade un nuevo escenario para el Brexit. La salida de Reino Unido plantea un desafío tal que no se descarta ninguna posibilidad del todo. Y hasta 8 son las opciones que muchos ven en el futuro cercano de la marcha británica.

De hecho, y aunque Theresa May se empeñe, lo único cierto es que el futuro del Brexit es completamente incierto. Así como también el del Reino Unido en su conjunto. La sentencia deja claro que todos los escenarios están abiertos y que el resto de la UE tampoco puede obligar a Reino Unido a que se vaya.

Con todo ello, repasamos los 8 escenarios posibles del Brexit. Y que van desde la marcha atrás a pedir un nuevo ingreso en la UE.

1. Brexit sin acuerdo

Es sin duda el escenario que muchos han visto desde hace tiempo. Y también el más plausible. Los políticos británicos no han podido lograr una mayoría clara para apoyar una opción concreta.

La tendencia indica que hay muchas posibilidades de que el 29 de marzo llegue sin un paracaídas legal. Por lo que evitar una salida sin acuerdo es casi imposible.

Rebasar esa fecha, además, impide que Reino Unido pueda anular unilateralmente el Brexit, según la sentencia de Luxemburgo. Por eso, tanto en el país como en la UE han empezado los preparativos para un Brexit sin acuerdo.

2. Acuerdo rechazado

La propia Theresa May es consciente de que está lejos de recabar la mayoría necesaria para aprobar el acuerdo de Brexit. Y haber aplazado el voto en el Parlamento británico da buena cuenta de ello. Además, si pierde esa votación, se vería en la obligación de dimitir.

Los problemas llega con un Partido Conservador totalmente dividido y la dificultad para encontrar un sucesor. Tampoco es probable que May convoque elecciones y los laboristas no tienen clara su postura. Se llegaría a un bloqueo político que podría desatrancarse con un segundo referéndum.

3. Renegociación con Bruselas

May volverá a Bruselas este jueves con la esperanza de activar una renegociación. La premier quiere hacer algún retoque en el texto para convencer a los reticentes y lograr los apoyos necesarios para ganar la votación.

En la UE, por su parte, aseguran que sólo será posible añadir alguna aclaración interpretativa fuera del texto. En especial, en la declaración sobre las relaciones futuras entre Reino Unido y Europa. Y, en todo caso, la cuestión de la frontera irlandesa.

4. Segundo referéndum

Un escenario que muchos piden desde el día siguiente al referéndum del Brexit. Otros, como la propia May, se niegan, asegurando que entonces nada impediría que hubiera más consultas, ya que siempre habrá quien esté en desacuerdo con el resultado.

5. Marcha atrás

Muchos creen que es la opción más remota, pero el Tribunal de Luxemburgo ha dejado la puerta abierta a ello con su sentencia. Y es que precisamente recoge que de no haber acuerdo ni haber entrado en vigor, Reino Unido puede dar marcha atrás unilateralmente.

También contempla la posibilidad de pactar una prórroga en las negociaciones, aunque sí necesitaría el acuerdo con el resto de países.

6. Elecciones europeas

Londres ya no tendrá, de no haber marcha atrás, representantes en las instituciones europeas a partir de mayo, cuando se celebren las elecciones. No contar con diputados en el Parlamento Europeo ni en la Comisión podría hacer que se invalidaran algunas decisiones legales.

El tiempo apremia para poner la solución encima de la mesa.

7. Noruega

La prensa británica ya contempla optar por la opción de Noruega, copiando su modelo, con algunos retoques. El país nórdico participa en el mercado pero no en las instituciones europeas.

Una situación que plantea varios problemas. Los primeros, que incluye la libre circulación de personas y la imposibilidad de firmar acuerdos comerciales por separado. Algo que Londres rechaza de pleno. Tampoco está claro que el resto de países aceptaran ese modelo.

Y, por último, sería la peor opción estratégica. Reino Unido tendría que cumplir las leyes europeas sin poder participar en su elaboración.

8. Nuevo ingreso en la UE

Una vez terminadas las opciones posibles, a Reino Unido le queda otro escenario. Pedir su ingreso de nuevo en la UE tras salirse. En caso de que una mayoría política lo pidiese, tendría que volver a pasar por los trámites que otros muchos países pasan para ingresar en la UE.

La desventaja, además, es que perderían los privilegios, excepciones y peso político cumulado durante los 40 años que ha permanecido en Europa.

Publicidad

Comentarios