Tras la decisión del Tribunal de Justicia Europeo, la Comisión ha respondido con insistencia que no renegociará el acuerdo alcanzado con Reino Unido para el Brexit. La Comisión sentencia que Reino Unido abandonará Europa el próximo 29 de marzo como está previsto. Además, Theresa May ha aplazado la votación ya que si fuera este martes no saldría adelante por un amplio margen.

Publicidad

Mina Andreeva, portavoz del Ejecutivo comunitario ha remarcado que la posición de Bruselas es firme y contundente.

Tras una rueda de prensa, la portavoz ha sentenciado que no renegociarán el acuerdo de salida de Reino Unido. El mismo que fue aprobado el pasado 25 de noviembre.

La polémica

Esta rueda de prensa llega horas después de conocerse el fallo del Tribunal de Justicia de la UE (TUE). Ha sido este lunes cuando el Tribunal ha pronunciado que Reino Unido puede revertir el Brexit de manera unilateral.

Esta sentencia provoca que Gran Bretaña e Irlanda del Norte puedan frenar su salida de la Unión Europea y sin el permiso de los veintisiete miembros.

Ante esta situación, Andreeva ha señalado que lo sucedido evidencia que la Justicia Europea es independiente. También ha defendido el divorcio entre la Comisión y Reino Unido al utilizar las palabras del presidente de la Comisión Europea.

Jean-Claude Juncker aclaró que el acuerdo alcanzado es el mejor y único posible.

Todo esto ha sucedido en el mismo día donde Theresa May ha confirmado que aplaza la votación del acuerdo del Brexit prevista para este martes. El motivo es que no tiene los apoyos suficientes para que salga adelante. May no ha dado pistas de cuándo tendrá lugar la votación.

Sin embargo, sí ha acusado a la oposición de querer dividir aún más el país con un segundo referéndum. Por último, May ha mostrado una clara intención de renegociar con Bruselas un punto clave.

¿Cuál es el punto clave que quiere renegociar Theresa May?

El punto más conflictivo es la llamada salvaguarda sobre la frontera entre la República de Irlanda e Irlanda del Norte. La primera ministra considera que este punto es clave para llegar a un acuerdo con la oposición parlamentaria.

May está dispuesta a afrontar este desafío siempre y cuando se aborde con soluciones reales y factibles. El acuerdo prevé que Gran Bretaña permanezca en la unión aduanera y que Irlanda del Norte esté alineada con ciertas normas del mercado único.

Desde que Theresa May lanzara una amenaza a la oposición desafiándole a presentar un documento alternativo, el líder de la oposición laborista se ha posicionado al respecto.

Jeremy Corbyn ha argumentado que renegociar el acuerdo con Bruselas es un hecho perjudicial para la economía del país. Por último, Corbyn ha señalado que si finalmente Theresa May no puede volver a negociar con Europa, May debe apartarse de la política.

Publicidad

Comentarios