Desde el muro al aborto pasando por Venezuela. Donald Trump no dejó un tema de actualidad sin tocar en su discurso del Estado de la Unión. Sin embargo, 7 fueron las claves principales de su intervención anual.

Publicidad

Tras el cierre de Gobierno más largo de la historia de EEUU, Donald Trump afrontaba su segundo discurso sobre el Estado de la Unión. El primero que ofrece delante de una mayoría demócrata en el Congreso.

Quizá por eso no ha querido dejar ningún tema en el tintero. Desde el muro con México a Venezuela pasando por el aborto. Temas nacionales e internacionales que marcarán su política este año.

En concreto, 7 fueron las claves de un discurso que, como no podía ser de otra manera, tendrá gran trascendencia.

El muro

Promesa electoral aún por cumplir, la quimera de Trump le llevó incluso a cerrar parcialmente la administración federal durante 34 días. La construcción del muro con México tuvo el peso que se esperaba en su discurso.

“Esta es una barrera inteligente, estratégica, que permite ver a través de ella, no solo un simple muro de hormigón”, dijo. Después, pronunció una de las frases más surrealistas que se le han oído jamás: “Los muros funcionan y salvan vidas”.

El presidente americano insistió en que solo quedan diez días para aprobar el proyecto que financiará el muro. Y achacó de nuevo al paso fronterizo la trata de seres humanos o las muertes por narcotráfico.

Relaciones internacionales

Las relaciones internacionales tuvieron gran protagonismo en el discurso. Trump se refirió a los países con los que más conflicto tiene en la actualidad.

Así, no podía faltar la referencia a Venezuela, centro mediático internacional desde hace ya un par de semanas. Trump reiteró la posición de EEUU de reconocer a Juan Guaidó. Y no dudó en condenar “la brutalidad del régimen de Maduro”.

Pero también tuvo tiempo para hablar de Corea del Norte, confirmando su encuentro con Kim Jong-un para los días 27 y 28 de febrero. Una reunión que se celebrará en Vietnam.

Acerca de China aseguró estar trabajando en un acuerdo comercial y respecto a Rusia acusó al país de haber roto el tratado de desarme nuclear.

En su discurso, referencias también a Irán, Afganistán y las milicias del autodenominado Estado Islámico. El momento de mayor unanimidad fue al referirse a Israel. Amplios sectores del Congreso aplaudieron que la Administración reconociera “la verdadera capital” del país y abriera la Embajada de EEUU en Jerusalén.

Seguridad

Trump se autoelogió por haber conseguido un aumento de presupuesto para defensa en la OTAN. “Hemos conseguido en los últimos años un aumento de más de 100.000 millones de dólares en gastos de defensa por parte de los aliados de la OTAN”, dijo.

Ese dinero, explicó, se utilizará para invertir, en parte, en un “sistema de defensa de misiles de última generación”.

Aborto

En su discurso, Trump pidió al Congreso aprobar una ley para prohibir el aborto en etapas tardías del embarazo. E hizo una de las pocas referencias religiosas de su intervención. “Todos los niños, nacidos y no nacidos, están hechos a la santa imagen de Dios”, dijo.

Y condenó la decisión del Senado y la Asamblea de Nueva York, que aprobaron un paquete de medidas para proteger en ese estado la despenalización del aborto. “Estos son bebés vivos, con sentimientos, hermosos, que nunca tendrán la oportunidad de compartir su amor y sus sueños con el mundo”, aseguró.

Las mujeres de blanco

Trump quiso dirigirse especialmente a las mujeres de blanco que estaban en el Congreso. El Grupo de Trabajo de Mujeres Demócratas de la Cámara de Representantes pidió a las congresistas que acudieran vestidas de blanco para homenajear el legado del sufragio femenino.

“Todos los estadounidenses pueden estar orgullosos de que tengamos más mujeres en la fuerza laboral que nunca antes, y exactamente un siglo después de que el Congreso aprobara la Enmienda Constitucional que otorga a las mujeres el derecho a votar, también tenemos más mujeres que nunca en el Congreso”, les dijo Trump.

Homenajes personales

Dos fueron las personas que recibieron homenajes personales durante el discurso. Uno, Joshua Kaufman. El otro, Herman Zeitchek.

El primero fue prisionero en el campo de concentración de Dachau, en Alemania, mientras que el segundo fue uno de los soldados estadounidenses que ayudó a liberar este campo.

Final

Para el final de su discurso, Trump decidió irse al terreno poético. Valiéndose de la retórica épica y patriótica, envió una arenga de las suyas.

“Somos americanos: Hacemos lo increíble. Desafiamos lo imposible. Conquistamos lo desconocido. Este es el momento de reavivar la imaginación americana. Este es el momento de buscar la cima más alta, y poner nuestra mirada en la estrella más brillante. Es el momento de reavivar los lazos de amor, lealtad y memoria que nos unen como ciudadanos, como vecinos, como patriotas. Este es nuestro futuro -nuestro destino- y nuestra decisión a tomar. Te pido que elijas la grandeza”, dijo.

Publicidad

Comentarios