El futuro del fiscal Rosenstein está en el aire. Sus crisis con Trump y el por qué de su desgracia marcan la actualidad de EEUU. Además, es decisivo en la investigación de la trama rusa.

Publicidad

Es el número dos del Departamento de Justicia de EEUU y su nombre marca la actualidad de la política del país estos días. El fiscal Rod Rosenstein tiene su futuro en el aire. Responsable de supervisar la investigación de la trama rusa, su crisis con Trump le hace caminar en el alambre.

Durante unas horas, su futuro incendió a los medios y las redes sociales, abriendo una crisis de calado. Y es que se dirigió a la Casa Blanca dispuesto a recibir una carta de despido. Algo que supondría el cese por parte del Gobierno del responsable de un proceso que trata de esclarecer si hubo connivencia entre el entorno de Trump y el Kremlin en las elecciones de 2016.

El pasado fin de semana, saltaban los rumores sobre la propuesta de Rosenstein. El fiscal habría querido grabar a Trump para mostrar su incapacidad como presidente y destituirle invocando la enmienda 25 de la Constitución.

Enfrentamiento prolongado

El enfrentamiento entre Trump y Rosenstein no ha arrancado hace un par de días, sino que es prolongado. Hace más de un año, el vicefiscal general decide poner la investigación de la trama rusa en manos del reputado jurista Robert S. Mueller. Algo que ha sacado de quicio al presidente americano.

El asunto dio un giro en mayo de 2017. El presidente Trump despidió a Comey, el director del FBI. Justificó la medida precisamente con un informe de Rosenstein en el que se cuestionaba cómo Comey había llevado y cerrado el caso de los correos electrónicos de Hillary Clinton. La medida fue tomada como la de un presidente deshaciéndose de quien le estaba investigando.

Rosenstein decidió entonces cambiar la historia al nombrar a Mueller como fiscal especial. Algo que le otorga un amplio margen de maniobra para investigar. No sólo asuntos relacionados con la trama rusa, sino cualquier otro presunto delito con que se tope en la investigación.

Por su parte, Trump ha prometido acabar con el “hedor persistente” en el departamento de Justicia.

La caída en desgracia de Rosenstein, con su futuro en el aire y sus enfrentamientos con Trump le han convertido así en el centro de las noticias en EEUU.

Publicidad

Comentarios