El ministro de Medio Ambiente de Francia, Nicolas Hulot, ha dimitido de su cargo sin decírselo previamente ni a Emmanuel Macron, presidente francés.

Publicidad

Por sorpresa, en una entrevista y sin haber avisado a Macron ni a Edouard Philippe. Así ha presentado su dimisión Nicolas Hulot, hasta ahora ministro de Transición Ecológica de Francia (Medio Ambiente). El por qué de su decisión no es otro que la falta de avances en su materia en el año que lleva en el cargo.

Según él mismo ha explicado al hacer pública su decisión, aún no había avisado ni al líder del Gobierno, Edouard Philippe, ni al presidente francés, Emmanuel Macron. Al parecer, ha madurado la idea durante el verano y no ha querido hablar de ello con ninguno de los dos para que no le disuadieran de dimitir.

El propio Hulot daba el por qué de su dimisión, preguntándose y contestándose en la emisora France Inter. “¿Hemos comenzado a reducir el uso de pesticidas? La respuesta es no. ¿Hemos comenzado a controlar la erosión de la biodiversidad? La respuesta es no. ¿Hemos comenzado a ponernos en situación de frenar la artificialización de los suelos? La respuesta es no”, decía.

Por todo ello, decía, había tomado “por primera vez” lo que es ya “la decisión más difícil de mi vida”. “No quiero seguir mintiéndome. No quiero dar la ilusión de que mi presencia en el Gobierno significa que estamos a la altura de estos problemas y, por tanto, tomo la decisión de abandonar el Gobierno”, ha explicado.

Hulot aseguraba también que se ha sentido solo en su lucha por el Medio Ambiente. Que nadie en el Gobierno le ha respaldado. Tampoco Macron. Aunque tanto del presidente francés como del primer ministro ha dicho sentir “admiración”.

Falta de cortesía

Tras conocerse la dimisión de Hulot, el portavoz del Gobierno francés ha asegurado no tener ni idea de antemano. Y no ha dudado en criticar las formas del ministro. “Creo que la más elemental de las cortesías habría sido prevenir al presidente de la República y al primer ministro”, ha dicho.

Además, ha incidido en que el trabajo del ministerio de Hulot es algo de largo alcance. “No se pueden tener resultados en solo un año”, ha dicho. “No se transforma el modelo agrícula francés con un chasquido de dedos en 18 meses”, insistía.

Publicidad

Comentarios