Nuevo lío para Enmanuel Macron. El presidente francés se enfrenta a una nueva polémica después de que salga a la luz un vídeo en el que se ve cómo uno de sus jefes de seguridad se hace pasar por policía y agrede a un manifestante en las protestas del Primero de Mayo.

Publicidad

El presidente francés, Enmanuel Macron, se ha visto envuelto en una nueva polémica. Esta vez está pagando por el comportamiento violento de uno de sus responsables de seguridad, que se hizo pasar por policía y golpeó a un manifestante en las protestas del Primero de Mayo.

La oficina presidencial suspendió a este guardaespaldas de empleo y sueldo durante 15 días, pero los detractores de Macron consideran que lo ocurrido refuerza la percepción de que es un líder alejado de los ciudadanos de a pie en Francia. Y es que esta polémica se suma a otras controversias como la del gasto en vajilla oficial, la piscina construida en la residencia de retiro del presidente, sus afirmaciones sobre el coste de la vida o su reprimenda a un estudiante que le llamó amistosamente “Manu”. Todo ello ha provocado que se haya desplomado en las encuestas en las últimas semanas.

El vídeo publicado por el diario ‘Le Monde’ muestra a un hombre con un casco policial y una tarjeta de identificación que aleja a la fuerza a una mujer y que luego golpea a un manifestante, al que posteriormente se identificó como un miembro del personal de Presidencia.

“El empleado Alexandre Benalla había recibido permiso solo para atestiguar las manifestaciones solo como observador”, ha señalado en una declaración el portavoz del Elíseo, Bruno Roger-Petit. “Claramente, fue más allá. Fue inmediatamente convocado por el jefe de gabinete del presidente y se le ha suspendido por 15 días. Este fue el castigo por una conducta inaceptable”, ha precisado.

El fiscal del país ha lanzado una investigación preliminar contra Benalla bajo la sospecha de violencia, usurpación de la función de un agente de Policía y usar signos reservados a las autoridades públicas.

MACRON ENMUDECE Y LA OPOSICIÓN CRITICA LOS HECHOS

Macron, de visita en el suroeste de Francia, no ha querido responder a las preguntas de los periodistas sobre el asunto. Entretanto, la oposición ha criticado la forma en la que ha sido gestionado el caso, considerando que el castigo es demasiado benévolo y que el incidente deberían haber sido puesto inmediatamente en conocimiento de las autoridades judiciales.

“Este vídeo es sorprendente. Hoy tenemos el sentimiento de que el entorno de Macron está por encima de la ley“, ha señalado el presidente del partido conservador los Republicanos, Laurent Wauquiez, en declaraciones a la emisora Europe 1.

El líder izquierdista Jean-Luc Melenchon ha defendido que “si aceptamos que cualquiera pueda ser un policía junto a la Policía entonces ya no tenemos estado de Derecho”. “Este hombre es los ojos y los oídos del príncipe“, ha añadido, en referencia a Macron.

Tras la suspensión de quince días, Benalla volvió a su cargo y aparece en numerosas fotos tomadas por Reuters en actos públicos junto a Macron. Benalla también ayudó a organizar las celebraciones de la selección francesa de fútbol tras ganar el Mundial de Rusia el pasado 15 de julio y se le puede ver junto al autobús del equipo.

Publicidad

Comentarios