El Brexit de May está aún con 6 cuestiones en el aire que podrían decidir la futura salida de Reino Unido de la UE. Desde el periodo de transición a la cooperación policial.

Publicidad

A la salida del Reino Unido de la UE le quedan todavía 6 cuestiones pendientes. Unos puntos que están en el aire en el borrador. Y que podrían determinar el futuro del Brexit que May ya tiene sobre el papel.

Los negociadores han completado ya un tratado de Brexit de 585 páginas y están a punto de terminar con la “declaración política” de las futuras relaciones entre Reino Unido y la UE. Pero las 6 cuestiones que están todavía en el aire podrían determinar el futuro de la salida y las posibilidades de que Westminster ratifique el acuerdo o no.

Transición

El borrador recoge la posibilidad de ampliar el periodo de transición más allá de diciembre de 2020. Sin embargo, no se ha dado nueva fecha. En privado, el negociador jefe de la UE, Michel Barnier, ha apuntado a diciembre de 2022, dos años más de lo previsto.

May ha estado presionando para mantener las opciones más abiertas posibles. Pero tiene difícil prolongar este periodo y convencer en Londres. Sobre todo, a los que temen el Brexit. Y es que durante esta transición, Reino Unido seguirá aceptando el libre movimiento y contribuirá económicamente a la UE.

Una fórmula es dejarlo abierto y que las dos partes establezcan una fecha si llegado el caso hace falta más tiempo.

Aduanas

El borrador hace referencia a “ambiciosos acuerdos aduaneros que se basan” en el plan de emergencia para evitar una frontera dura con Irlanda. Algo que alarma a los partidarios del Brexit, que ven cómo Reino Unido podría seguir vinculada a la UE peligrosamente.

El objetivo de May a largo plazo es un modelo comercial sin precedentes. Reino Unido cobraría aranceles de la UE como si estuviese aún en la unión aduanera europea. Pero desarrollaría una política comercial independiente. Algo que la UE considera inviable.

Comercio de bienes

Las pretensiones de Reino Unido en este campo no han sido satisfechas. May quería un comercio sin fricciones con la UE y un “reglamento común” para los bienes que lo facilitara.

Sin embargo, May tendrá que esperar. Representantes de la UE se oponen a ello y exigen severas cláusulas de “igualdad de condiciones” que garanticen que las empresas británicas no disfruten de ventajas injustas para el resto. Además, Francia, Dinamarca y Holanda presionan para que Reino Unido tenga que regirse por las normas medioambientales europeas.

Seguridad y policía

Ambas partes están de acuerdo en colaborar en materia de seguridad después del Brexit. Pero hay obstáculos legales y políticos que impedirán una relación tan buena como la actual.

Y es que surgen problemas como el que Reino Unido, sin ser miembro, pudiera tener acceso a las bases de datos para la lucha contra el crimen o el control de fronteras. También el papel de Londres en agencias como Europol o Eurojust.

Otro punto crítico es el sistema de navegación por satélite europeo Galileo.

Pesca

Alrededor de ocho países europeos dependen de las aguas británicas para la pesca. Todos ellos quieren garantías claras de que las cuotas se mantendrán.

Pero, de momento, es otra de las cuestiones en el aire y sujeta a otros acuerdos. Y es que la UE podría presionar para conseguir una declaración explícita sobre los futuros aranceles y la cuota de libre acceso de Londres a los mercados europeos dependan de un acuerdo sobre los derechos de pesca.

Negociaciones reales

Las autoridades británicas temen que 2019 sea un “año perdido” debido a las elecciones europeas y a un cambio en las instituciones de la UE. Londres quiere, por eso, que la declaración política se convierta en un mandato formal para las negociaciones, sin retrasos después de marzo de 2019, fecha del Brexit.

Pero la UE ha dejado claro que los estado miembros tendrán muchas oportunidades para opinar sobre el acuerdo.

Publicidad

Comentarios