La Unión Europea, la OTAN y Estados Unidos lanzan una ofensiva contra el espionaje ruso, al que responsabiliza de una oleada de ciberataques a escala global que persigue desestabilizar a los países atacados

Publicidad

La Unión Europea, EEUU y la OTAN cargaron contra Rusia este jueves, después de que Holanda y el Reino Unido acusaran a Moscú de intentar perpetrar ciberataques contra organismos internacionales y, en concreto, la Organización para la Prohibición de las Armas Químoias (OPAQ), con sede en La Haya.

La UE manifestó sus “serias preocupaciones” ante la revelación de que los servicios de inteligencia holandeses frenaron “una operación de ataque cibernético” de piratas digitales rusos contra la OPAQ.

“Expresamos serias preocupaciones acerca de este intento de socavar la integridad de la OPAQ (…). Este acto agresivo demostró desprecio por el solemne propósito de la OPAQ, que trabaja para erradicar las armas en todo el mundo bajo un mandato de las Naciones Unidas”, señalaron en un comunicado conjunto los presidentes de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker y  del Consejo Europeo, Donald Tusk, y  la jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini.

La nota no hace referencia expresa a Rusia, pero sí da cuenta de que tanto Holanda como el Reino Unido, ambos Estados miembros de la UE, no dudan de la implicación de Moscú.

El Gobierno del Reino Unido “ha indicado hoy que ha identificado a una serie de actores que se sabe han estado realizando ataques cibernéticos en todo el mundo son, de hecho, el servicio de inteligencia militar ruso (GRU)”, indicaron Juncker, Tusk y Mogherini, que también subrayaron que tanto Ámsterdam como Londres señalan a Rusia en el caso de la OPAQ.

“Deploramos tales acciones, que socavan el derecho internacional y las instituciones internacionales. La UE continuará fortaleciendo la resiliencia en el ámbito digital de sus instituciones, de sus Estados miembros y de sus socios y organizaciones internacionales”, concluye el comunicado.

Por su parte, los primeros ministros de Holanda y el Reino Unido, Mark Rutte y Theresa May, respectivamente, denunciaron que el servicio de inteligencia militar de Rusia está “desarrollando operaciones cibernéticas inaceptables” dirigidas contra “organizaciones internacionales de todo el mundo, incluida la OPAQ”.

En una nota conjunta, ambos dirigentes aseguraron que las “operaciones imprudentes” del Departamento Central de Inteligencia en Rusia (GRU, en ruso) varían desde operaciones cibernéticas destructivas “hasta el uso de recursos químicos, como el de Salisbury”, ciudad británica donde fue atacado el exespía ruso Sergei Skripal y su hija.

El servicio de inteligencia militar holandés (MIVD) evitó un ciberataque contra la red wifi de la OPAQ, el organismo que ha sido muy criticado por Rusia tras denunciar que su aliado sirio ha utilizado armas prohibidas contra civiles durante el conflicto armado iniciado en el país árabe en 2011.

El ciberataque revelado este jueves, cuya fecha exacta no ha trascendido, llevó a Holanda a deportar a Moscú el pasado 13 de abril a cuatro funcionarios rusos que habían aterrizado en Ámsterdam el 10 de abril y a los que se atribuye la autoría del acto de piratería cibernética.

Revisión de la estrategia de la UE contra los ciberataques

La alta representante de la Unión Europea (UE) para Política Exterior, Federica Mogherini, aseguró que el club comunitario espera terminar la revisión de su estrategia para hacer frente a ciberataques “en un par de meses”.

“Creo que en un par de meses. Supongo que estará lista para diciembre, pero el trabajo todavía sigue su curso”, declaró la política italiana a su llegada a la reunión de ministros de Defensa de la OTAN que concluye este jueves en Bruselas, donde abordará la cooperación entre los Veintiocho y la Alianza, tras ser preguntada por cuándo finalizará ese análisis.

Mogherini insistió en que Bruselas está revisando ahora “todas” sus estrategias de respuesta a ciberataques.

La OTAN se solidariza con los países afectados

El secretario general de la OTAN, Jens Stotlenberg, aseguró al comenzar la sesión de trabajo de este jueves con los ministros que abordarían, acompañados por representantes de la Unión Europea, Finlandia y Suecia, que no son miembros de la Alianza, modos de incrementar la cooperación “en áreas como los ciberataques, contrarrestar las amenazas híbridas y la movilidad militar”.

Los últimos años han estado marcados por las acusaciones a Rusia por su presunta intervención en procesos electorales en Estados Unidos y países europeos.

Además, se han producido ciberataques a escala global como los casos de los virus “Petya” y ‘WannaCry’, que afectaron a empresas e instituciones de numerosos Estados.

Este mismo jueves, Australia respaldó las acusaciones del Reino Unido contra la agencia de espionaje militar rusa, el GRU, a la que achaca estar detrás de diversos ciberataques contra organismos, medios de comunicación, bancos y otros objetivos en diversos países entre 2015 y 2017.

EEUU critica la conducta “temeraria e irresponsable” de Rusia

El secretario de Defensa estadounidense, James Mattis, se sumó desde Bruselas a las crítica a Rusia y consideró que su conducta es “temeraria e irresponsable”.

“El ciberataque de la GRU (la agencia de espionaje militar rusa) que acaba de ser revelado contra la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas es el último episodio en un patrón global de comportamiento temerario e irresponsable por parte de Moscú”, dijo Mattis en una rueda de prensa en Bruselas.

Al término de la reunión de dos días de los ministros de Defensa de la OTAN que concluyó este jueves, Mattis incluyó en ese patrón de conducta el apoyo de Rusia al régimen del presidente sirio, Bachar al Asad, “que utiliza armas químicas contra su propio pueblo” o el ataque con gas nervioso contra el exespía ruso Serguéi Skripal en Salisbury (Inglaterra).

“Pese a las negativas del Kremlin, la comunidad internacional ve claramente la realidad”, dijo Mattis, que también aseguró que Washington está preparado para proporcionar apoyo frente a los ciberataques a los aliados de la OTAN.

“He visto pruebas suficientes como para decir que los holandeses y los británicos son 100 % precisos en a quien atribuyen esto”, añadió Mattis, quien también señaló que los ciberataques son cada vez “más frecuentes, complejos y destructivos”.

Además de la denuncia holandesa, Australia respaldó hoy las acusaciones del Reino Unido contra la agencia de espionaje militar rusa, el GRU, a la que responsabiliza de estar detrás de diversos ciberataques contra organismos, medios de comunicación, bancos y otros objetivos en diversos países entre 2015 y 2017.

El político estadounidense también se refirió al presunto incumplimiento del tratado de Fuerzas Nucleares Intermedias (INF) por parte de Rusia y advirtió de que si Moscú no lo respeta, Washington “tendrá que responder”, si bien no precisó de qué tipo sería esa respuesta.

Publicidad

Comentarios