La primera ministra británica ha sufrido uno de los mayores fracasos en el Parlamento Británico en casi 100 años. Pese a su aplastante derrota, Theresa May no va a renunciar y luchará para consumar el Brexit.

Publicidad

El Parlamento británico vivió el pasado martes un clima de tensión durante el turno de intervenciones e incertidumbre, después. Sí, incertidumbre tras conocer la votación sobre el acuerdo para salir de la Unión Europea.

Con la derrota de la primera ministra por 432 votos en contra por 202 a favor, Theresa May naufragó en un mar de dudas. Naufragó en un mar llamado Brexit donde sus aguas están más revueltas que nunca y donde May corre serio peligro de ahogarse.

Mientra tanto, ayer el gobierno de Theresa May venció en la moción de censura del líder laborista Jeremy Corbyn. La superó por sólo 19 votos de diferencia (325 en contra y 306 a favor). Sin embargo, esta victoria no disminuye la grave crisis que sufre el gobierno británico.

Además, la derrota de la primera ministra británica, el pasado martes, supuso el mayor fracaso de la historia de Reino Unido desde 1924. El parlamento británico habló y expresó un claro y contundente no al Brexit. Esto ha supuesto un duro batacazo para el gobierno de Theresa May que cada día que pasa ve más lejano consumar la hazaña.

¿Y si el Brexit finalmente no se produce?

Es lo que defienden muchos analistas políticos. Ya que el transcurso de los acontecimientos no hacen otra cosa que empeorar y aumentar la tensión de la situación.

¿Quién pone la mano en el juego por ver consumado el Brexit?

Tres motivos para no creer en el Brexit

El tiempo

El tiempo juega en su contra. El 29 de marzo es la fecha establecida para que Reino Unido salga de la Unión Europea. Sin embargo, tras la derrota esta semana en la Cámara de los Comunes es previsible que la fecha se retrase e incluso se posponga para julio.

Una cuestión de fronteras

Londres y Reino Unido acordaron el llamado “backstop” sobre la frontera entre la República de Irlanda, miembro de la Unión Europea, e Irlanda del Norte, parte de Reino Unido.

Este acuerdo subraya que al final del periodo transitorio que concluye en enero de 2021, Irlanda del Norte se mantenga transitoriamente dentro de la unión aduanera y del mercado único europeo. Mientras el resto de Reino Unido los abandona.

Este acuerdo sentó muy mal a muchos parlamentarios. Dicho enfado se reflejó en la votación en contra de los planes de May. El principal motivo fue por miedo a que se dañase la relación entre ambos países.

Europa cierra las puertas al brexit

Los parlamentarios británicos aspiran a renegociar el acuerdo firmado con la UE el pasado 25 de noviembre. Pero desde Bruselas insisten en que el texto está cerrado y solo se abre la puerta a hacer aclaraciones.

Publicidad

Comentarios