Mientras Donald Trump trata de cerrar un pacto con China que ponga fin a la escalada de tensión entre ambas potencias mundiales, ha abierto también un frente comercial contra India y Turquía.

Publicidad

Washington ha decidido retirar a India y Turquía del programa de trato preferencial, por el cual se permite una cantidad de importaciones cada año libre de aranceles.

India

“Doy este paso porque he determinado que India no le ha asegurado a Estados Unidos que proporcionará un acceso equitativo y razonable a los mercados del país”, señala Trump.

La Administración se ampara en la oficina de representación comercial. Este órgano señala que ambos países se encuentran ya “suficientemente desarrollados económicamente”. Trump considera que Estados Unidos y la India no encajan en este trato especial, pensado para países de bajos ingresos.

India fue en 2017 el país más beneficiado por este programa. El Sistema de Preferencia Generalizado con 5.600 millones de dólares en exportaciones a EEUU exentos de tasas supusieron alrededor del 11% del total de sus ventas al país norteamericano.

En los últimos meses, Trump ya había expresado su descontento con India. Los aranceles a las motocicletas estadounidenses y el control de precios sobre fármacos y dispositivos médicos, son objeto de disputa.

Turquía

La guerra de Siria y las relaciones con Rusia han hecho mella en la relación entre Estados Unidos y Turquía. En los primeros meses de presidencia, Trump tuvo buenas palabras sobre Turuía. Y es que Trump felicitó a Erdogan por su victoria en el referéndum de reforma constitucional en 2017 forman parte del pasado.

Guerra comercial con China

Estados Unidos intenta poner fin a la guerra comercial con China. Según han publicado varios medios estadounidenses, la cumbre entre los dos líderes podría ser en torno al 27 de marzo. Sin embargo, The New York Times anticipa que el resultado final será menos ambicioso de lo que se planteó Trump en un principio.

La batalla la inició Washington en junio cuando impuso medidas punitivas a productos importados chinos por valor de 250.000 millones de dólares. Esto es el equivalente a la mitad de lo entra en Estados Unidos desde China.

Por su parte, Pekín respondió con aranceles sobre productos estadounidenses por valor de 110.000 millones.

¿Hay posibilidad de acuerdo?

Sí, hay posibilidad de acuerdo. Pero antes se deben superar otros obstáculos. Washington se compromete a retirar los aranceles en productos por valor de 200.000 millones si China realiza cambios etructurales como rebajar la automotriz o elevar las compras de energía.

Por tanto, la esperanza en este momento es que se logre algún tipo de compromiso. Ya que el objetivo es sellar un acuercdo a finales de mes donde el presidente Donal Trump, y el líder del régimen chino, Xi Jinping sellen el acuerdo que rebaje la incertidumbre. d

Publicidad

Comentarios