El verde empieza a pintar en Europa. Las elecciones celebradas este pasado fin de semana en Baviera (Alemania), Bélgica y Luxemburgo confirmaron el auge de las formaciones ecologistas.

Publicidad

Mientras la ultraderecha no para de crecer en Europa, otra ideología, de forma más silenciosa, también está ganando terreno aprovechándose del hastío con los partidos tradicionales. Así, el verde fue el color de moda del pasado fin de semana en el Viejo Continente. Las elecciones celebradas en Alemania, Luxemburgo y Bélgica tuvieron un denominador común: el fuerte ascenso de los partidos ecologistas.

Los comicios de Baviera (Alemania) de este domingo supusieron un espaldarazo para Los Verdes. La formación ecologista logró un 17,8% de los votos, casi diez puntos por encima de las anteriores elecciones y su mejor resultado histórico en ese tradicionalista Land.

El ascenso de esta formación contrastó con el batacazo de los aliados de Angela Merkel en la gran coalición que gobierna el país. La Unión Socialcristiana (CSU), partido hermanado a la Unión Cristianodemócrata (CDU) de la canciller, obtuvo un 37,3% de apoyo, diez puntos menos que en las regionales de 2013 y sus peores resultados desde 1954. El Partido Socialdemócrata (SPD), por su parte, se hundió en el 9,6%, su récord a la baja, tanto a escala regional como nacional.

Así, los vencedores morales de las elecciones en Baviera fueron Los Verdes, no solo por su segunda posición, sino también porque ello se produce cuando los sondeos en intención de voto a escala nacional los disparan también por encima de los socialdemócratas. La formación ecologista tendrá una nueva oportunidad para consolidar su avance en menos de dos semanas, en los comicios regionales de Hesse -el estado de Frankfurt, la capital financiera del país-, donde son ya socios minoritarios en la coalición regional que lidera la CDU.

Pero no sólo Alemania trajo buenas noticias para este partido. Los Verdes de Luxemburgo ha sido también el partido que más ha subido en las elecciones legislativas celebradas el domingo. ‘Déi gréng’ ha pasado de un 10% a un 15% de apoyo.

La euforia verde ha llegado, asimismo, a Bélgica, donde los partidos ecologistas Ecolo y Groen han sido protagonistas en las elecciones municipales al haber logrado los mayores progresos en las tres regiones del país.  Los Verdes son el único partido que crece de forma generalizada en todo el país, especialmente en la región de Bruselas, donde ostentarán varias alcaldías.

“Ola verde”

Dirigentes del partido Verde europeo han celebrado estos últimos resultados, que consideraron parte de una “ola verde” previa a las elecciones europeas de 2019. “Estos éxitos se basan en un trabajo responsable sobre las preocupaciones de los ciudadanos”, señalan en un comunicado los presidentes de Los Verdes, la italiana Mónica Frassoni y el alemán Reinhard Bütikofer.

Los líderes de la coalición europea de partidos ecologistas destacan sus “fuertes valores” y la importancia de haber “subrayado la urgencia de una transformación verde para combatir el cambio climático y perseguir la justicia social”.

Por su parte, Florent Marcellesi, eurodiputado de EQUO en el grupo Verdes/ALE, considera que “los resultados de estas elecciones confirman la misma tendencia en toda Europa, que Los Verdes se consolidan como la alternativa progresista a los partidos tradicionales y a la extrema derecha.

“Los Verdes han demostrado que es posible ganar con un discurso desacomplejadamente europeísta, acogedor y responsable con los retos ecológicos, económicos y sociales de nuestro tiempo”, indica Marcellesi.

El eurodiputado de EQUO destaca que “frente al auge de la extrema derecha, el miedo y la instrumentalización de los refugiados, son más fuertes la solidaridad, la esperanza y los brazos abiertos”. “Frente a los lobbies empresariales y la urgencia climática, la solución es generar oportunidades de empleo verde y de prosperidad económica sostenible Frente al repliegue identitario, la salida es una sociedad abierta, diversa y europeísta”, sentencia.

Publicidad

Comentarios