El EMDR acrónimo de Eye Movement Desensitizacion and Reprocessing es una técnica psicoterapéutica que se basa en los movimientos oculares y la estimulación táctil y auditiva del paciente para disipar problemas emocionales derivados de experiencias traumáticas.

Publicidad

Este procedimiento lo descubrió Francine Shapiro en 1987, de forma accidental. Observó que ante la aparición de pensamientos perturbadores, sus ojos se movían rápidamente, y a continuación disminuía la intensidad de la angustia asociada a ellos.

“Los traumas son heridas psicológicas debido a hechos de diversa dificultad. Hay de dos tipos, los complejos, que son desastres naturales, agresiones, violaciones, atentados, diagnóstico de enfermedades graves, etc., y  los traumas simples,  como la ansiedad, la depresión, el duelo…” explica la psicóloga clínica Elena Iracheta Ruíz, de la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional.

Elena Iracheta
Elena Iracheta

El psicólogo, consigue la reacomodación en la memoria de estas experiencias negativas, transmutándolas en experiencias de aprendizaje adaptativas. El paciente está consciente en todo momento, a diferencia de otras técnicas como la hipnosis.

Según esta especialista, “en los procesos terapéuticos en consulta con EMDR, el terapeuta trabaja con el paciente para identificar el problema específico que será objeto del tratamiento. El paciente describe el incidente traumático, y es ayudado por el terapeuta para que seleccione los aspectos más importantes y que más lo angustien de dicho incidente.”

El tratamiento con EMDR resulta altamente efectivo y puede durar entre 4-5 sesiones para traumas simples o más de un año para traumas complejos. “Y puede iniciarse independientemente del tiempo que haya pasado desde que sucedió el trauma a tratar. Es una técnica que se utiliza en los diagnósticos de enfermedades graves como el cáncer”, señala Elena Iracheta.

Solo está contraindicada para trastornos cuya base sea orgánica y en todos aquellos casos en los que la persona no sea capaz de tolerar emociones intensas.

“En nuestra consulta de psicología clínica de la Unidad de la Mujer del Hospital Ruber Internacional de Madrid, utilizamos esta técnica, como terapeuta oficial en EMDR, con todas aquellas pacientes que lo necesitan, obteniendo muy buenos resultados,” concluye la experta.

Publicidad

Comentarios