Fiel a su compromiso de promover la educación sanitaria para contribuir a la mejora de la salud de la población y de acercarse a esta para informar y solventar dudas poniendo a sus disposición a los más expertos especialistas en cada disciplina médica, el Hospital Universitario Infanta Elena, integrado en la red sanitaria pública madrileña, participó la semana pasada en varias actividades organizadas por los Ayuntamientos de Valdemoro y Pinto en el ámbito de la promoción de la salud.

Publicidad

Así, y recordando a la población que el acceso a la salud integral y de calidad es un derecho, que incorporar hábitos de vida saludables redunda en una mejora de nuestra salud y que invertir en ella beneficia a todos, los profesionales del centro hospitalario informaron sobre los principales factores de riesgo cardiovascular, ofrecieron pautas y recomendaciones para la superación y motivación ante una enfermedad e impartieron un taller sobre suelo pélvico para abordar la incontinencia urinaria.

En el primero de los casos, un equipo de enfermeras y personal del Servicio de Rehabilitación Cardiaca del centro se acercaron a la población a través de una mesa informativa en la que ofrecieron consejos de promoción de la salud y prevención de problemas cardiovasculares de forma individualizada. Para ello, tomaron la presión arterial y midieron la glucemia de forma gratuita a cerca de un centenar de personas, calculando además su índice de masa corporal (IMC) con peso y talla.

“Estos indicadores nos permiten hacer cribados, detectando en ocasiones en ese mismo momento alteraciones como la hipertensión arterial, con la finalidad de que posteriormente puedan seguir los controles pertinentes en su médico de Atención Primaria para el adecuado diagnóstico y tratamiento de dichos problemas”, explica Ana María Martínez, enfermera de Continuidad Asistencial del Hospital Universitario Infanta Elena.

“Además -continúa-, hemos ofrecido recomendaciones de forma individualizada a los participantes, incluyendo consejos para la incorporación de hábitos de vida saludables como el seguimiento de una dieta sana y la realización de ejercicio físico, fundamentales en la prevención de problemas de salud, así como el de evitar el consumo de alcohol y de tabaco”.

Cara a cara frente a la enfermedad

Por su parte, la Dra. Mª José Sánchez Artero, psiquiatra del hospital, habló de las emociones y fases habituales en los pacientes a la hora de enfrentarse a una enfermedad crónica, o incluso terminal, así como del duelo que se vive, en cada persona de forma diferente, ante su diagnóstico y aceptación.

Las etapas de este son igualmente importantes en el proceso. Así, el duelo comienza con la “negación de la enfermedad como defensa temporal”; sigue con la ira, “que implica reconocer que algo pasa, e incluye sentimientos de envidia y rabia hacia los sanos, momento en el que aún resulta difícil ayudar a la persona”; y continúa con la “negociación, donde el individuo tiene la esperanza de poder cambiar la evolución de las cosas”, explicó la especialista. Después llega la depresión, fase en la que se llega a entender la patología y en la que la doctora recomienda “no intentar alegrar al enfermo”, para acabar finalmente con la aceptación de la situación, que permite a la persona “vivirla, aceptarla y organizar su vida, que también es muy importante”.

Para superar este proceso, la Dra. Sánchez Artero sugirió algunas estrategias como hablar sobre lo que sucede con seres queridos y amigos, evitar la negación de lo ocurrido, ya que ”lleva al aislamiento fácilmente y puede a la vez frustrar a las personas que forman la red de apoyo”, aceptar los sentimientos, cuidarse e, incluso, “ayudar a otras personas que también lidian con la pérdida, lo que nos ayudará a sentirnos mejor”.

En cuanto al apoyo médico, la especialista desmontó algunos mitos en torno a la consulta del psiquiatra. “No somos amigos, no somos coach; la psicoterapia no es una terapia para desahogarse ni damos pautas”, dijo. “Los psiquiatras tratamos patología mental y con ese fin y en esa actividad ayudamos a los pacientes a superar y tener una actitud motivadora ante un escenario de enfermedad”, aseveró.

Finalmente, la prevención de la patología del suelo pélvico, entendiendo como tal el prolapso (caída de las paredes vaginales y de sus órganos vecinos) y la incontinencia urinaria (escape involuntario e incontrolado de orina y/o de gases o deposiciones), centró el taller impartido por la Dra. Carmen Vilas Villa y Nuria Pereña, rehabilitadora y fisioterapeuta, respectivamente, del hospital.

Y que los músculos del suelo pélvico, que tienen la función de mantener y asegurar el sistema urinario, pueden verse dañados por múltiples factores, entre los que la experta destacó el embarazo y el parto vaginal, la obesidad, el estreñimiento, la tos crónica, el levantamiento asiduo de peso, los ejercicios hipopresivos o de alto impacto y, por supuesto, la edad.

Una mesa informativa ofreciendo consejos de salud y prevención
Una mesa informativa ofreciendo consejos de salud y prevención

Para evitar este daño, la Dra. Vilas apuntó como mejor estrategia la prevención del mismo a través de hábitos de vida saludables, buenas costumbres y, de forma especialmente aconsejable, la realización de ejercicios de fortalecimiento del suelo pélvico y del transverso del abdomen, el más profundo de los músculos abdominales.

Publicidad

Comentarios