Las técnicas de reproducción asistida (TRA) tienen un papel importante en nuestra sociedad, cerca de un 8% de los niños nacidos en España proceden de la reproducción asistida. El estilo de vida y el retraso de la maternidad han hecho decaer la tasa de natalidad en España.

Por estos motivos, las parejas de mayor edad tienen una mayor probabilidad de tener  embriones con un número incorrecto de cromosomas que provoca un aumento en la tasa de aborto, fallo de implantación o nacimiento de un bebé con anomalías cromosómicas. “Para minimizar este riesgo, es importante identificar esos embriones que son cromosómicamente normales para maximizar las probabilidades de éxito y aumentar la tasa de niños sano en casa”, explica el Director de Laboratorio y Científico de la Unidad de Reproducción Asistida del Hospital Ruber Internacional, doctor Yosu Franco.

Según indica la doctora Elena Carrillo de Albornoz, Directora Médica de la Unidad Reproducción Asistida del Ruber Internacional, nuestro centro, lleva ofreciendo este servicio de Diagnóstico Genético Preimplantacional (PGTA-i) en fase de blastocisto (estado más avanzado del embrión)  desde hace 5 años. Para poder analizar mediante una biopsia invasiva el resultado genético de los embriones se necesitan protocolos estandarizados y una gran experiencia del profesional que realiza la técnica.

“Estudios recientes han demostrado que durante el desarrollo in vitro del embrión, principalmente desde el día 4 al día 6 del cultivo embrionario en laboratorio, se libera DNA al medio de cultivo, con mayor concentración a medida que aumenta el número de células. Esto nos permite realizar el estudio genético del embrión como una nueva estrategia no invasiva que permitirá,  sin necesidad de biopsiar al embrión, realizar la técnica de una forma más sencilla”, asevera Yosu Franco. Es por tanto un nuevo marcador de selección embrionaria. “El Hospital Ruber Internacional, en su línea de seguir apostando por la tecnología y los nuevos avances, ha sido el primer centro de España en validarse en esta nueva técnica diagnóstica con un nivel de concordancia del 92% y de ser el primero en el mundo en realizar el test EMBRACE (Embryo Analysis of culture Environment) desarrollado por Igenomix” , concluye la doctora Carrillo de Albornoz.

Tal y como subraya el doctor en Biología Molecular Yosu Franco, esta estrategia permitirá el análisis no invasivo de aneuploidías embrionarias sin necesidad de realizar una biopsia, facilitando el acceso de un mayor número de pacientes al estudio cromosómico de embriones y evitando que una pareja, independientemente de la edad, deba repetir varias transferencias embrionarias guiándose solo por criterios morfológicos para llegar al mismo objetivo, que es tener un niño sano en casa.

Comentarios