El proceso de desescalada en el que el Hospital Universitario Rey Juan Carlos, integrado en la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, lleva trabajando varias semanas, desde que la crisis provocada por el nuevo coronavirus dejó atrás su pico más álgido para iniciar una etapa de contención, y que está ya ultimando sus fases finales, acaba de ser avalado por AENOR con la certificación de «Protocolo seguro frente al Covid-19».

Publicidad

Con este sello distintivo, que reconoce y acredita el trabajo y el compromiso del centro y lo identifica y confirma como espacio protegido y saludable tanto para su personal como para los pacientes, controlado y alineado con los estándares más exigentes frente a la pandemia del coronavirus, el Hospital Universitario Rey Juan Carlos se convierte en pionero en este logro en el ámbito regional, y a nivel nacional dentro de la sanidad pública.

Para otorgar esta certificación, la empresa auditora realizó un exhaustivo análisis de todos los protocolos, procedimientos y medidas implementados por el centro para reducir al máximo el riesgo de contagio por Covid-19 en cuanto el entorno físico, medidas de seguridad, higiénicas, técnicas, de distanciamiento social, organizativas, de seguimiento del personal y del control de acceso y estado físico de pacientes y familiares, y reanudar su actividad asistencial ofreciendo una atención sanitaria a todos los pacientes que puedan necesitarla, estén o no afectados por el coronavirus, en un contexto seguro.

Positiva valoración de la gestión de la crisis y la preparación para la desescalada

Además de la propia gestión de la crisis durante sus semanas de mayor intensidad, que demostró la capacidad de anticipación, coordinación, adaptación y reacción del hospital para afrontarla con eficacia y seguridad, disponiendo siempre de camas (que llegaron a rozar las 500), puestos de UCI (superando los 40) y equipos suficientes, y cuidando también a sus trabajadores mediante la contratación de personal de refuerzo para abordar el ingente trabajo, la disponibilidad de equipos de protección que han permitido que su tasa de infección de personal sanitario, pese a ser siempre superior a la deseable, esté muy por debajo de la media de la región o la realización de test de anticuerpos a toda su plantilla, entre otras, los evaluadores de AENOR valoraron muy positivamente las numerosas medidas aplicadas en la preparación para la desescalada.

Esta comenzó por un intenso trabajo de desinfección y recuperación de todos los espacios asistenciales utilizados en la pandemia; seguido de la organización de la convivencia de pacientes Covid positivo y negativo con circuitos de atención diferenciados, medidas de protección y seguridad y disponibilidad de todos los equipos de protección necesarios.

Finalmente, el hospital ha reanudado progresivamente su actividad asistencial -que, por otra parte, no ha estado totalmente paralizada en ningún momento de la crisis, ya que siempre ha habido procesos que se han tenido que atender presencialmente en función de la necesidad y urgencia de cada caso, manteniéndose servicios como la Oncología, la Obstetricia, la diálisis y la cirugía urgente-.

La consecución de esta certificación avala la confianza de sus pacientes, confirma el compromiso del Hospital Universitario Rey Juan Carlos en su lucha contra el Covid-19 y con la seguridad en la asistencia sanitaria que ofrece en un nuevo contexto más exigente en materia de prevención, limpieza, gestión eficaz y organización, y le impulsa a seguir trabajando en la misma dirección para que cualquier persona con una enfermedad o problema de salud sepa que puede y debe recibir atención sanitaria en un lugar seguro.

Publicidad

Comentarios