Obtener un resultado erróneo en el nivel de azúcar al hacerse la prueba con un glucómetro o tira reactiva defectuoso, contraer una infección tras la colocación de un implante dental deteriorado o exponerse a una reacción alérgica tras el uso de lentes de contacto o de una gasa de cura son algunos ejemplos de incidentes graves en la utilización de productos sanitarios que la farmacia madrileña quiere ayudar a detectar y notificar de forma rápida a la Agencia Española del Medicamento y Productos Sanitarios (AEMPS).

Publicidad

El Colegio Oficial de Farmacéuticos de Madrid (COFM) ha lanzado una formación pionera para impulsar la vigilancia de la seguridad de los productos sanitarios y velar así por el buen uso de apósitos, órtesis, colirios, jeringas, termómetros, kits de reactivos, entre otros instrumentos, equipos, artículos o materiales utilizados con fines médicos. Con esta acción, el Colegio quiere mostrar su máximo compromiso con la salud de los ciudadanos y colaborar, de forma más estrecha, con el portal NotificaPS de la AEMPS, que permite la notificación electrónica de incidentes con productos sanitarios por los profesionales sanitarios y los pacientes.

La oportunidad de esta iniciativa formativa es máxima, ya que existe preocupación profesional por el incremento del intrusismo asociado a actividades relacionadas con el uso de productos sanitarios y la presencia en el mercado de productos con marcados CE falsos que no reúnen garantías sanitarias y que suponen un fraude para el consumidor.

Entre otros contenidos, el programa de formación diseñado por el COFM aborda los distintos tipos de productos sanitarios, sus riesgos o la vía para notificar y comunicar los incidentes adversos relacionados, a través del portal NotificaPS.

Se trata de una formación online de 20 horas lectivas y gratuita gracias al patrocinio del laboratorio Sesderma, abierta a todos los profesionales sanitarios, que busca la máxima participación. El curso dirigido a dermatólogos comenzará el 21 de enero y el específico para farmacéuticos, que ya cuenta con casi 500 profesionales apuntados en esta primera edición, se celebrará el 23 de enero. Las dos opciones formativas cuentan con materiales multimedia, actividades, foros de debate y mantendrán el seguimiento individualizado por parte del tutor.

“Como profesionales que nos encontramos en primera línea en la atención a los ciudadanos, los farmacéuticos podemos hacer mucho por la seguridad”, señala la vocal de Dermofarmacia y Productos Sanitarios del COFM, Rosalía Gozalo. “Esta formación es la máxima garantía para estar alerta, porque nos permitirá reforzar nuestro consejo profesional, conocer las obligaciones legales en materia de vigilancia de productos sanitarios y disponer de conocimiento suficiente para detectar incidentes graves y notificarlos a tiempo”, destaca Rosalía Gozalo.

Publicidad

Comentarios