Cerca de 200 especialistas de diversas sociedades médicas de hasta 13 países de Hispanoamérica se dieron cita recientemente en el Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz para actualizar conocimientos, compartir experiencias clínicas y, sobre todo, presentar y conocer los últimos avances en cirugía de hernias de la pared abdominal.

Publicidad

El II Congreso de la Sociedad Hispanoamericana de Hernia, que acogió además 70 comunicaciones científicas, también permitió fomentar la colaboración y los proyectos entre las Sociedades de Cirugía de la Pared Abdominal en los países de Hispanoamérica. De hecho, como afirma el Dr. Ángel Celdrán Uriarte, jefe del Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo del hospital, gracias a citas como ésta, “la Fundación Jiménez Díaz puede convertirse en un importante foro para el encuentro y colaboración entre las sociedades médicas hispanoamericanas”.

Y es que, para el también presidente del Comité Organizador del congreso, su celebración, que se prolongó a lo largo de tres intensas jornadas, ha sido valorada “muy positivamente por las aportaciones de los ponentes y por el esquema desarrollado para la exposición de sus intervenciones, el cual ha dado mucho campo para la discusión”.

En este sentido, los progresos en la prevención de hernias incisionales y en el tratamiento de las incisionales gigantes fueron algunas de las novedades más importantes de las expuestas en el encuentro, en el que también se presentaron avances recientes en el abordaje de esta patología, como el uso de la toxina botulínica, las técnicas de separación de componentes y las de manejo del abdomen abierto.

Los especialistas reunidos en el congreso compartieron igualmente claves para optimizar la fijación protésica con innovaciones como los adhesivos sintéticos, las prótesis autoadhesivas o los sistemas de fijación mediante “tachuelas”; así como para manejar las infecciones protésicas postoperatorias, que giraron en torno al ”desarrollo de prótesis inteligentes y de baja densidad con capacidad para disminuir la adherencia de bacterias”, señala el especialista.

El foro abordó también aspectos como la prevención de hernias incisionales secundarias a cirugías abdominales, abiertas y laparoscópicas. En ellos se incluye la utilización de materiales protésicos de forma preventiva “y, en el futuro, el desarrollo de terapias que prevengan el deterioro del tejido conjuntivo”, indica el responsable de la organización del congreso.

MANEJO DEL DOLOR

También durante el postoperatorio surge otro reto importante de gestionar, tanto para prevenirlo como para tratarlo: el dolor. Un problema que puede tratarse con modernos protocolos que incluyan nuevos fármacos, en el caso de que éste surja en el postoperatorio inmediato, y con el uso del mapeo por dermatomas y de técnicas de neurectomía laparoscópica, cuando el dolor se convierte en crónico.

En este caso se debatieron varios métodos, destacando aquellos basados en un uso racional de la toxina botulínica, la separación de componentes y las prótesis, de lo que habló el propio Dr. Celdrán.

Finalmente, el Congreso de la Sociedad Hispanoamericana de Hernia puso encima de la mesa numerosas cuestiones en torno a cirugía laparoscópica y su futuro frente a la cirugía abierta, como la necesidad de las nuevas tecnologías en la cirugía de pared abdominal, las indicaciones de la primera técnica frente a la segunda en las hernias incisionales y la situación real de la cirugía híbrida. Un debate que el jefe del Servicio de Cirugía General y del Aparato Digestivo de la Fundación Jiménez Díaz zanjó con un enfoque conciliador al considerar que “cada una de ellas va a tener su campo de aplicación”.

Publicidad

Comentarios