El confinamiento nos hace pasar por muchos estados de ánimo y momentos emocionales. Los expertos aseguran que hay 5 fases fundamentales, de la preparación al alivio, una vez que termina todo.

Expertos en psicología han estado analizando cuáles son las diferentes fases emocionales por las que ha pasado la población china durante su confinamiento. Y han llegado a la conclusión de que son 5. Su experiencia puede servir de guía a otros países, incluido España, al que le queda al menos hasta el 11 de abril de cierre.

Los especialistas creen que España se encuentra ya en la segunda fase emocional. La llamada de ajuste. Un momento en que el todo el mundo se empieza a adaptar a las restricciones. Y se empiezan a crear nuevas rutinas.

Las 5 fases emocionales del confinamiento son las siguientes:

Preparación

Tras el shock inicial al ver recortados los derechos de movimiento, llega la fase de preparación. Es el momento de empezar a cambiar planes, almacenar suministros y hacer frente a la escasez de ciertos productos.

Fueron los días de supermercados abarrotados. Fin de existencias a primera hora de la mañana en productos como el papel higiénico o la carne. Carros de compra llenos y algo de pánico por no saber qué pasará después. Algo superado ya en España.

Ajuste

España se encontraría ya en esta fase. Tras varios días de confinamiento, la ciudadanía va preparando rutinas diarias. Se establecen las restricciones y la población se va a adaptando a ellas. Aún hay a quien le cuesta no salir de casa salvo para lo imprescindible.

Después de algo más de una semana de encierro, España está a punto de afrontar la siguiente fase.

Aclimatación

Las nuevas rutinas se afianzan y se hace frente a los retos diarios. Entre ellos, escapar del aburrimiento o la desidia. Y seguir contactando con familiares y amigos de manera continua.

Se empiezan a ver los aspectos positivos de la nueva situación. Y la gente comienza a descubrir nuevas actividades e intereses en los que dedicar el tiempo.

Resistencia

La tensión irá aumentando con el paso del tiempo. Las restricciones se harán cada vez más difíciles de cumplir. La vida social limitada afectará directamente al estado de ánimo. E incluso a las relaciones personales. Muchos matrimonios, acostumbrados a no pasar tanto tiempo juntos, pueden ver sus relaciones resentidas.

Esta fase se agrava cuando se desconoce además cuánto más durará el confinamiento.

Alivio

Llega con la reapertura de los negocios, lo que hace vislumbrar ya el final de la situación. Sin embargo, asaltan nuevas dudas sobre la seguridad laboral y financiera tras la crisis. Las consecuencias económicas empiezan a ser evidentes.

Pero la población se libera al poder salir y llega un alivio del fin del confinamiento.

Comentarios