El síndrome de fatiga crónica o encefalomielitis miálgica (SFC/EM) es una condición médica caracterizada por una fatiga crónica prolongada y discapacitante que perdura durante un mínimo de seis meses, no atribuible a ninguna otra enfermedad existente. Alrededor del 25% de los pacientes más graves están confinados en la cama o en casa.

Publicidad

Esta enfermedad, pese a que limita la capacidad funcional y las actividades de la vida diaria de quienes la sufren, aún carece de un tratamiento efectivo. Sin embargo, el prestigioso equipo de neurocirujanos de Neuroinstitut, del Centro Médico Teknon de Barcelona, ha descubierto que el tratamiento quirúrgico de la inestabilidad cráneocervical  que presentan algunos de estos pacientes ha reducido los síntomas de un grupo de más de 15 pacientes que padece el SFC/EM.

Los doctores Bartolomé Oliver y Vincenç Gilete, neurocirujanos del Centro Médico Teknon
Los doctores Bartolomé Oliver y Vincenç Gilete, neurocirujanos del Centro Médico Teknon

De acuerdo con el doctor de Neuroinstitut, Bartolomé Oliver, “esto significa que probablemente un grupo de pacientes que tienen SFC/EM también padecen inestabilidad cráneocervical. Pero no todos. Y que el tratamiento quirúrgico de este problema (la fijación occipito-cervical que corrige la inestabilidad a nivel de la unión del cráneo con la columna) puede mejorar y en gran medida hacer desaparecer la sintomatología del SFC/EM (síndrome de fatiga crónica o encefalomielitis miálgica)”. Este hallazgo es pionero a nivel internacional y podría ser de ayuda para algunos de los 46.000 pacientes que sufren esta enfermedad en España.

Actualmente este equipo de neurocirujanos está recopilando estos datos para realizar un estudio clínico. Ya que, como afirma el doctor Oliver, puede tener una repercusión muy importante en estos pacientes.  Quienes aún carecen de un tratamiento efectivo tienen que dejar sus trabajos y renunciar a volver a tener una vida normal. “En cambio, si se llega al diagnóstico con una inestabilidad cráneocervical, puede solucionarse quirúrgicamente. Estamos viendo que estos pacientes mejoran lo suficiente como para recuperar una vida autónoma incluso reinserción social-laboral. Muchos de ellos estaban en la cama todo el día y ahora pueden recuperar su día a día”, concluye el doctor Vicenç Gilete.

Publicidad

Comentarios