Un protocolo sistemático de valoración geriátrica en personas mayores con neoplasias hematológicas atendidas en el ámbito ambulatorio, implantado en la Fundación Jiménez Díaz, ha sido galardonado, en la categoría de Pacientes, en los III Premios a la Innovación en el Ámbito Sanitario, entregados ayer por la Cátedra Celgene de Innovación en Salud de la Universidad de Alcalá.

Publicidad

Con este premio, presentado y recogido por el Dr. Raul Córdoba, especialista del Servicio de Hematología, dirigido por la Dra. Pilar Llamas, en el hospital madrileño, se reconocen y premian los beneficios de la iniciativa “Utilidad terapéutica aplicada de un protocolo sistemático de valoración oncogeriátrica individualizada e integral en pacientes oncohematológicos de edad avanzada“, que permite diseñar pautas individualizadas para que el paciente afronte su enfermedad con mayor eficacia, calidad de vida y una menor pérdida funcional.

Dirigido a pacientes con neoplasias hematológicas mayores de 70 años y puntuación en la escala de screening de fragilidad G8 inferior a 14 puntos, el objetivo del proyecto es describir la utilidad del citado protocolo “con el fin de diseñar una intervención geriátrica adaptada de forma individualizada a cada paciente”, explica el Dr. Córdoba.

Y es que -continua-, frente a la valoración en consulta de Hematología y la correspondiente posterior prescripción de un tratamiento estándar según criterio médico y guías específicas existentes, anterior a la implantación del proyecto, la derivación precoz a la consulta de Oncohematogeriatría, coordinada por los doctores Ana Isabel Hormigo y Javier Martínez Peromingo, pretende no sólo tener en cuenta las características de la neoplasia, sino una valoración más global del paciente mayor, incluyendo tanto su comorbilidad como su funcionalidad, situación mental, social, nutricional y despistaje de síndromes geriátricos.

Abordaje multidisciplinar e intervención individualizada

Este protocolo permite clasificar a los pacientes en función de su fragilidad y hacer una intervención aplicada individual, intentando revertirla mediante revisión de su tratamiento habitual. Así, en palabras del hematólogo, la principal innovación que aporta el proyecto es “el abordaje multidisciplinar del paciente mayor con neoplasias hematológicas y el diseño de programas específicos individualizados para que puedan enfrentarse en mejores condiciones al tratamiento y se optimicen no sólo los resultados en salud de eficacia, sino también de calidad de vida y evitar pérdida de funcionalidad”. Este equipo multidisciplinar está formado por hematólogos, geriatras, enfermeras y farmacéuticos hospitalarios.

Un enfoque cuyo acierto parece estar confirmado, a tenor de los resultados obtenidos en la Fundación Jiménez Díaz, donde ya se han beneficiado 140 pacientes en dos años, identificándose un 30 por ciento clasificados como “robustos o fit”, candidatos a recibir tratamiento activo con intención curativa, y un 70 por ciento, vulnerables o frágiles, a los que se prescribió acertada y exitosamente tratamiento adaptado e individualizado.

“Con la aplicación de la escala GAH [Geriatric Assessment in Haematology, escala de valoración global del estado de salud en pacientes mayores con neoplasias hematológicas] hemos identificado un grupo de pacientes con supervivencia más prolongada, que se beneficiarían de un tratamiento oncoespecífico, y lo hemos correlacionado con el gold estándar, que sería la valoración geriátrica integral, apostilla el Dr. Córdoba.

Reconocimiento y apuesta por la innovación

Los Premios a la Innovación en el Ámbito Sanitario, que reconocen proyectos disruptivos que demuestren un valor añadido en la calidad de vida de los pacientes y en la eficiencia del sistema sanitario en diferentes ámbitos, para fomentar la apuesta por una innovación de calidad como motor fundamental del avance de la Medicina y de la mejora de la asistencia a los pacientes, fueron entregados ayer en un acto celebrado en la Real Academia Nacional de Medicina, con la presencia del consejero de Salud de la Comunidad de Madrid, Enrique Ruiz Escudero.

Para la valoración de las candidaturas presentadas en esta tercera edición de los premios, el Jurado, compuesto por once profesionales sanitarios de reconocido prestigio en nuestro país, tuvo en cuenta el valor o mejora diferencial aportado por cada proyecto o práctica innovadora, su grado e innovación, el nivel de solidez de los resultados parciales o finales, el respaldo de otras instituciones de relevancia a escala nacional e internacional, y la posibilidad de extensión y generalización de la propuesta a otros servicios, hospitales o comunidades autónomas, desde un punto de vista técnico, organizativo y económico.

Publicidad

Comentarios