Reino Unido investiga desde diciembre un brote con al menos cuatro casos de una variante de la gonorrea resistente a casi todos los antibióticos.

Publicidad

Según un estudio que aparece en la revista de salud pública Eurosurveillance, al menos cuatro británicos, que viajaron durante el pasado verano a Ibiza, mantuvieron relaciones sexuales con personas infectadas por una variante de gonorrea.

Esta enfermedad, de transimisión sexual, afecta a genitales, boca y recto, que pueden doler o supurar. Según la OMS, se calcula que la contraen más de 106 millones de personas al año y en España se registraron más de 5.000 casos el año pasado.

Todo surgió en Oriente

Un hombre joven con poco más de 20 años fue el primer paciente conocido de la cepa FC428 del gonococo. Una superbacteria que ha desarrollado resistencias a antibióticos como la ceftriaxona, la efiximia, la penicilina, la tetraciclina y la ciprofloxacina.

El diagnóstico se hizo en Tokio en 2015 y desde entonces la FC428 solo había sido aislada en media docena de pacientes más en Canadá, Australia, Irlanda, Francia y Dinamarca.

En casi todos los caso, las investigaciones hechas remitían a China y el Sudeste Asiático como foco de contagio. Se cree que este virus surgió en ambientes vinculados a la prostitución a los que acudían viajeros. De ahí que la cepa haya ido saltando esporádicamente al resto del mundo.

“Este es muy ilustrativo para comprender la globalidad del problema al que nos enfrentamos”, sostiene Adrià Curran, de la unidad de enfermedades infecciosas del Hospital Vall d´Herbon de Barcelona. El médico resalta la propagación vertiginosa del virus y advierte que “este fenómeno no es reducido a unos países, colectivos o prácticas concretas”, sentencia.

Este virus resiste a casi todos los antibióticos

Casos como este evidencian la “necesidad de implementar herramientas de diagnóstico molecular de forma sistemática”, menciona José Miguel Cisneros. El presidente de la Sociedad Española de Enfermedades Infeccciosas y Microbiología Clínica destaca que “las resistencias son reversibles”.

Cisneros subraya que “esta es la buena noticia al final del camino”. Ya que “es necesario conocer mejor a que nos enfrentamos para combatirlo con el antibiótico más ajustado”, concluye el presidente.

Publicidad

Comentarios