El Hospital Universitario Rey Juan Carlos, integrado en la red sanitaria pública de la Comunidad de Madrid, acaba de incorporar a su programa de cirugía robótica, que viene desarrollando desde el año 2014, la lobectomía pulmonar robotizada por primera vez en la asistencia hospitalaria pública de la Comunidad de Madrid.

Publicidad

Pioneros en la cirugía torácica robótica en nuestra región, aplicada hasta ahora a tumores de mediastino, timectomías y resecciones segmentarias de pulmón, los doctores Ignacio Muguruza y Pablo Fernández, jefe y especialista, respectivamente, del Servicio de Cirugía Torácica del hospital, realizaron a principios de noviembre esta intervención, que consideran “toda una apuesta de vanguardia en la cirugía torácica de futuro”.

Y es que, según explican los especialistas, la cirugía robótica proporciona “una mejor visión y precisión de los movimientos que la convierte en una alternativa a la cirugía toracoscópica tradicional, que se ha convertido en el estándar en la mayoría de los centros”.

Ambas resultan mínimamente invasivas y tienen una menor tasa de complicaciones que la cirugía abierta, lo que redunda en beneficios en términos de “mortalidad, morbilidad y calidad de vida de los pacientes” -precisa el Dr. Muguruza-, pero la robótica, además, “puede tener alguna ventaja desde el punto de vista oncológico en los estudios realizados hasta la fecha, en el sentido de que permite eliminar más adenopatías”.

La lobectomía mínimamente invasiva se emplea fundamentalmente en los casos de cáncer pulmón que afectan a un lóbulo pulmonar, aunque también puede aplicarse en otras patologías. “La menor repercusión en la calidad de vida tras la cirugía y la mejor recuperación funcional resultan muy beneficiosas para el paciente, sobre todo en aquellos casos en los que la situación preoperatoria no es la óptima por tener el paciente una función pulmonar limitada u otras patologías que elevan el riesgo quirúrgico”, destaca en este sentido el jefe del Servicio de Cirugía Torácica del hospital.

La realización de este primer procedimiento en un centro público de Madrid, que por ahora tan sólo estaba disponible en la región en algún hospital privado, ha sido posible gracias a la disponibilidad en el Hospital Universitario Rey Juan Carlos de una nueva evolución del sistema robótico Da Vinci, concluye el Dr. Muguruza apuntando como objetivos de futuro “aumentar el volumen de este tipo de cirugías y formar a otros profesionales cirujanos en este tipo de intervención”.

Publicidad

Comentarios