La Fundación Jiménez Díaz pone a disposición de sus pacientes una herramienta personalizada de acogida, guiado y localización en tiempo real que facilita la visita y uso de sus instalaciones.

Publicidad

¿Quién no se ha perdido en su primera visita a un hospital? Y en la segunda, y la tercera… y hasta cuando ya somos pacientes habituales de un centro pero tenemos una consulta o prueba en un punto de sus instalaciones hasta el momento desconocido para nosotros o, debido a una remodelación interna, la ubicación habitual de nuestro médico ha cambiado de emplazamiento.

Este “clásico” de las instalaciones sanitarias ha dejado de ser un problema para los pacientes del Hospital Universitario Fundación Jiménez Díaz, que ya tienen a su disposición una herramienta personalizada de acogida, guiado y localización en tiempo real que mejora su experiencia en el centro y facilita y guía su visita al mismo. Integrada en el Portal del Paciente, esta funcionalidad también está ya operativa para los usuarios de los hospitales universitarios Rey Juan Carlos (Móstoles), Infanta Elena (Valdemoro) y General del Villalba.

Para beneficiarse de la utilidad y ventajas de esta herramienta sólo hace falta darse de alta en el Portal del Paciente, aplicación de desarrollo propio de estos cuatro centros en la que ya están registrados más de 250.000 usuarios, y seguir las indicaciones del guiado utilizando el smartphone al llegar al hospital. La app identifica al paciente y el motivo de su visita, en el caso de que ésta sea programada, como por ejemplo una cita médica, dándole la bienvenida de forma personalizada y ofreciéndole la ruta más rápida y sencilla para llegar a su punto de interés, guiándole hasta él directamente y en tiempo real a través de las instalaciones y avisándole cuando ya se encuentra en su destino.

El mapeo previo de los planos y de todas las posibles rutas del hospital permite, además, la inclusión en la herramienta de zonas de interés adicionales a las estrictamente asistenciales, como la cafetería, aseos, puntos de información o ascensores, por lo que el usuario puede seleccionar trayectorias específicas que pasen por determinadas áreas del hospital de camino a su destino, que no requieran de escaleras (muy útil cuando el paciente tiene algún problema de movilidad) o que, por el contrario, las incluyan si desea hacer uso de las mismas para favorecer el ejercicio físico aprovechando su desplazamiento, además de realizar búsquedas a demanda.

Valores añadidos en beneficio de la excelencia y la experiencia del paciente

Adicionalmente, y gracias a su integración en el Portal del Paciente, el usuario puede utilizar esta herramienta con valores añadidos que mejorarán su experiencia en el hospital, como la posibilidad de, una vez que ha llegado a la sala de espera de su consulta, registrarse automáticamente avisando así de su presencia al médico sin necesidad de introducir su tarjeta sanitaria o DNI en ningún quiosco, o de beneficiarse del servicio de interpretación on line en lengua de signos SVisual, en el caso de pacientes con discapacidad o problemas visuales, explica Marta del Olmo, directora de Información y Atención al Paciente de los Hospitales Públicos de Quirónsalud en Madrid.

Y es que -añade- la implementación de esta tecnología basada en la geolocalización, que permite enviar mensajes personalizados a través de bluetooth a dispositivos móviles en el momento y lugar adecuados, “forma parte de un proyecto más amplio dirigido a la búsqueda de la excelencia en el trato y la experiencia del paciente”, y tiene su punto de partida con la puesta en marcha del Plan de Atención Integral al Paciente con Discapacidad y Necesidades Especiales, fruto del acuerdo marco de colaboración firmado hace año y medio por este grupo de hospitales con Ilunion.

No obstante, como resalta Del Olmo, se trata de una herramienta que beneficia y ayuda a todos los pacientes: “Llegar a un hospital y perderse nos ha pasado a todos; podemos llegar nerviosos o preocupados y necesitamos buscar y encontrar a donde nos dirigimos, por lo que se agradece una herramienta que ayude a lograrlo de la forma más rápida y sencilla”, dice.

Por su parte, Alberto Pardo, subdirector de Sistemas y TI en la Fundación Jiménez Díaz, destaca la precisión del sistema que, por un lado, da un margen de error de menos de un metro, “lo cual es muy importante en hospitales grandes como los nuestros, en los que puede haber salas de espera bastante cercanas” y, por otro, permite dibujar rigurosamente las rutas que un paciente puede seguir, evitando zonas no accesibles a personal no sanitario, como quirófanos o zonas de pruebas.

Asimismo, a juicio de Pardo, la personalización del servicio es otra de sus bondades, unida a su “máxima integración en el Portal del Paciente, que ya tienen y conocen muchos de nuestros usuarios y queremos que sea nuestra herramienta única de comunicación con ellos, tanto fuera como dentro del hospital”. “Con todo ello hemos conseguido que el proceso de guiado resulte lo más sencillo, intuitivo y poco intrusivo posible para el paciente”, concluye.

Publicidad

Comentarios