Síguenos en redes

¿Qué deseas buscar?

Sano

Las bajadas de tensión, uno de los peligros del verano

Según los expertos, las bajadas bruscas de tensión se pueden evitar si se siguen una serie de consejos

Turistas y bañistas disfrutan de las altas temperaturas en la playa de Son Parc (Menorca). Foto: (EFE/David Arquimbau Sintes/Archivo)

La presión o tensión arterial es la fuerza que ejerce la sangre al circular por las arterias. Mantenerla dentro de unos niveles adecuados es indispensable para una buena salud cardiovascular. Sin embargo, hay personas propensas a la hipotensión o tensión arterial baja. Para ellas, en el verano aumentan las probabilidades de sufrir una bajada de tensión, que supone mareos, vértigos, taquicardias e incluso desmayos.

Para medir la presión arterial, se tienen en cuenta dos valores, uno máximo que es la presión sistólica y se mide durante el latido de corazón, cuando la presión es máxima y otro mínimo, la presión diastólica, que se mide con el corazón en reposo entre latidos, cuando es mínima. Los valores normales de tensión arterial suelen situarse entre los 120 mmHg (milímetros de mercurio) de máxima y los 80 mmHg de mínima. Por encima, ya se habla de presión alta y de hipertensión. Y, por debajo de 90 mmHg de tensión sistólica, hablamos de hipotensión.

Los expertos de DosFarma, farmacia online española, explican que hay personas que pueden tener valores bajos de tensión arterial sin sufrir ninguna molestia. Sin embargo, cuando se produce una caída brusca de la tensión, pueden aparecer mareos, desorientación y desmayos. La hipotensión se puede producir por motivos muy diversos. Sus expertos nos muestran algunos de los más frecuentes:

1. Causas genéticas

Tener hipotensión por motivos genéticos es más frecuente entre las mujeres y las personas delgadas.

2. Pérdidas bruscas de sangre

Si hay una lesión que produzca una bajada en el nivel de sangre, caerá la presión arterial. Al haber menos sangre circulando por las arterias, esta generará menos fuerza. Además, las pérdidas grandes de sangre pueden producir anemia, una condición que hace que la sangre tenga menos glóbulos rojos de lo normal. En ese caso, se produce una caída en la cantidad de hierro, el nutriente necesario para fabricar glóbulos rojos.

Este es otro de los motivos por los que las mujeres son más propensas a la hipotensión que los hombres. En la menstruación, se pierde gran cantidad de sangre, de forma lenta pero durante varios días, lo que produce una caída en el nivel de hierro y en la tensión.

3. Levantarnos muy rápido

En este caso, se denomina hipotensión ortostática o postural. Ocurre cuando nos incorporamos después de haber estado bastante tiempo sentados o tumbados. Puede producir mareos, visión borrosa o desorientación. Esto se debe a que, al cambiar de posición, la sangre se acumula en las piernas y el abdomen, lo que reduce la cantidad que vuelve al corazón. Por lo general, se trata de molestias que no duran más que unos segundos.

4. Deshidratación

La sangre contiene una gran cantidad de agua. Si no se mantiene un nivel adecuado de líquidos en el cuerpo, disminuye el volumen de sangre.

5. Alcohol

El alcohol, aunque sea un líquido, favorece la deshidratación. Las bebidas alcohólicas afectan a la producción de la hormona antidiurética o ADH, que interviene en el equilibrio de los líquidos del cuerpo. Esta hormona controla la cantidad de agua que reabsorben los riñones. Sin embargo, el alcohol bloquea la ADH, por lo que el agua no se reabsorbe y se elimina más a través de la orina.

6. Comidas copiosas

Después de comer, la sangre viaja hasta el aparato digestivo para ayudar en la digestión, con lo que se reduce la cantidad en el resto del cuerpo y cae la presión.

Aunque, como se ha visto, son muchas las posibles causas de una eventual bajada de tensión, no todas se pueden evitar, como la propensión genética, perder sangre bruscamente, tener una enfermedad o sufrir una infección grave. Sin embargo, hay otras que sí se pueden prevenir, especialmente en verano. Levantarse despacio, beber líquidos con frecuencia, comer poco y cada pocas horas, evitar las horas de mayor calor y poner las piernas en alto cuando se perciben los primeros síntomas son trucos para evitar las bajadas de tensión.

Amanda Dutruc, farmacéutica de DosFarma explica: “Las personas que tienen de forma habitual la tensión baja deben extremar las precauciones durante el verano. Desde DosFarma recomendamos tener un tensiómetro en casa para poder llevar un mejor control de los niveles de presión a lo largo del día, y especialmente en esta época del año. No obstante, hay que tener en cuenta que cualquier persona puede sufrir una bajada de tensión, ya que sus causas son muy diversas: desde anemias hasta deshidratación o factores genéticos. Es importante recordar estos consejos para reducir el riesgo de sufrir sus molestos síntomas”.

Comentar

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Puede interesarte

Sano

Esta novedosa técnica de optometría no solo proporciona al usuario una visión nítida sin la necesidad de recurrir a gafas o a lentillas blandas,...

Inbox

Si no se diagnostica ni se tratan de manera oportuna, pueden llegar a producir complicaciones severas

Sano

Un estudio presentado por Reebok ha demostrado además que Barcelona es la ciudad más activa de España, seguida de Valencia y Zaragoza

Social

El rodaje de la nueva película del director estadounidense ubica a Chinchón en el centro neurálgico del cine. El definido estilo de Wes Anderson...

Actual

Baleares y Canarias son las líderes en cuanto a crecimiento regional en un verano "atípico pero bueno" en términos económicos

Sano

Después de la asfixiante ola de calor que ha azotado a España en esta última semana, es importante conocer qué alimentos y qué recetas...

Actual

Se van a superar los 40º en casi toda España. El cantábrico, el noroeste de Galicia y Canarias esquivarán la ola de calor. Viernes,...

Mundo

Según un informe presentado por IPCC, autoridad en la materia, el calentamiento global provocará que en este siglo retrocedan las costas arenosas