El dueño de una frutería de Tarragona se enfrenta a un boicot de sus clientas, que le advierten en una carta que si no retira el lazo amarillo que exhibe en la tienda dejarán de comprar ahí.

Publicidad

El propietario de la frutería Ton, situado en la calle Florenci Vives de Tarragona, ha recibido una carta de un grupo de vecinas que anuncian que dejarán de comprarle fruta si no retira de la tienda el lazo amarillo, símbolo que utilizan los independentistas para reclamar la libertad para los políticos que se encuentran en prisión.

“Somos un grupo de vecinas del barrio que siempre compramos en su tienda, y nos está bombardeando cono su lazo amarillo, cosa que no nos agrada. Usted puede tener unas ideas diferentes a las nuestras y nosotras no se las enseñamos. Su negocio es para vender y no para dar a entender sus sentimientos a todas las que compramos, ya que usted se debe a su negocio y vive de él”, señalan en la misiva, en la que también advierten en que dejarán de comprar en este establecimiento si no quita el lazo amarillo.

Pere Grau, exconcejal del Ayuntamiento de Tarragona y miembro de la candidatura de Junts per Catalunya, el partido de Carles Puigdemont, ha difundido la carta en las redes sociales. “¡Mirad lo que ha recibido mi frutero!”, dice en Twitter.

La concejala de la CUP en Tarragona, Laia Estrada, también ha compartido la imagen en un tuit en el que destaca que esta frutería “ha recibido una carta amenazando con boicot de supuestas vecinas (que fueron a Barcelona para enviar la carta) porque no les gusta el lazo amarillo”. “¡Ellas se lo pierden! La fruta y la verdura del Ton, la mejor oferta del mundo”, concluye.

Publicidad

Comentarios