Sin duda alguna este verano se recordará por el atentado de Barcelona y por los ataques a intereses turísticos en Cataluña, Baleares o País Vasco. El turismo en el ojo del huracán.

Publicidad

Muchas preguntas alrededor de nuestro principal motor económico que será bueno responder en cuanto termine la temporada estival: Es el momento de seguir apostando por el turismo como motor esencial de la economía, cambiar el rumbo hacia la sostenibilidad y la innovación, promocionar el turismo verde o generar una nueva oferta a partir de más calidad.

La problemática ha pillado a los políticos de vacaciones y al Congreso cerrado, por lo que de momento no hay iniciativas parlamentarias para hacer frente a este asunto, aunque en sus programas electorales de 2016 todos los partidos tenían un apartado específico dedicado al turismo. Éstas son algunas de esas propuestas:

PP: EL TURISMO COMO PATA PRINCIPAL DE LA RECUPERACIÓN

“Un sector turístico líder en el mundo”, titulaba el PP el capítulo dedicado a la actividad turística, que considera “imprescindible” para la economía del país, porque “España tiene una posición de liderazgo indiscutible” y un “gran potencial para generar empleo y riqueza”.

“España es la tercera economía del mundo en cuanto a turistas internacionales recibidos, la segunda en cuanto al gasto turístico y la tercera en cuanto a competitividad turística internacional”, dice el texto, en el que se pide adoptar una estrategia anual de cooperación y una imagen común del destino. Por esa lógica, apuesta por “consolidar la situación privilegiada de España” en ese ámbito, lo que “ha dado frutos históricamente” y aún dará más, según su vaticinio.

De cara al futuro, sus propuestas se dividen en tres ejes: mantener una “política turística integral” a medio y largo plazo, ejecutada de forma coordinada; impulsar “la renovación de los destinos turísticos, y la racionalización de las infraestructuras de transporte”, con tal de reforzar “la percepción de calidad”.

PSOE: LA NECESIDAD DE UN “CAMBIO DE RUMBO”

El apartado de turismo del programa electoral del PSOE para las elecciones del 2016, titulado “Un modelo turístico innovador, sostenible y competitivo”, alerta de las “debilidades y problemas de competitividad” del sector, consecuencia de “su propio modelo de desarrollo”, especialmente en destinos “del litoral mediterráneo y los archipiélagos”.

Los socialistas ponen el acento en la “fuerte concentración de la demanda, tanto espacial como temporal”, sobre todo en el litoral mediterráneo y las islas, que presentan “un exceso de crecimiento” y, a veces, “un progresivo deterioro medioambiental y paisajístico”.

Añade a ello la “elevada dependencia de los mercados más próximos”, un “débil posicionamiento en los segmentos de demanda de mayor capacidad de gasto” y “desequilibrios en la oferta, exceso de capacidad y obsolescencia en determinados equipamientos e infraestructuras en destinos clave”.

Por ello, el PSOE propone una serie de medidas para emprender “un cambio de rumbo en la política turística y en las estructuras e instrumentos utilizados hasta el momento”, para poder así seguir aprovechando “el potencial desarrollo” que ofrece esta actividad.

UNIDOS PODEMOS: APUESTA POR UN TURISMO VERDE Y SOSTENIBLE

Bajo el título “Turismo sostenible”, Unidos Podemos aspira a desarrollar “un plan de sostenibilidad del turismo” en un horizonte de quince años.

Así, este partido plantea establecer “un nuevo marco regulador del turismo en relación con su impacto medioambiental, cultural y social mediante la creación de la etiqueta verde”, con “procesos productivos sostenibles”, así como fomentar “el desarrollo de modelos de gestión” en base a “criterios ecoeficientes”.

Unidos Podemos quiere que se gestione el modelo turístico a partir de “organismos participativos”, que incluyan a diferentes actores, como empresarios, trabajadores, ciudadanos, gestores, investigadores, técnicos y responsables políticos.

En Comú Podem, integrado en el Congreso en Unidos Podemos, apuesta asimismo en su programa por “un modelo global de turismo sostenible”, en el ámbito medioambiental, social, cultural y patrimonial, aboga por caminar hacia un turismo “inclusivo, justo, fiscalmente redistributivo, que aporte beneficios a la comunidad y al bien común” y que vele “por unas condiciones laborales justas”.

CIUDADANOS: TURISMO DE CALIDAD PARA GENERAR NUEVA OFERTA

El apartado dedicado al turismo por Ciudadanos compartía espacio con las medidas sobre deporte, bajo el título “Turismo de calidad y deporte saludable”. Ciudadanos aspira a que se elabore un plan estratégico de turismo para “captar nuevos segmentos del mercado turístico”, con el fin de ampliar la oferta a países que hasta ahora no están “en el punto de mira” pero que tienen una gran demanda potencial.

Este partido habla de incentivar “la cooperación entre el sector privado y el público” y promover una mayor colaboración entre las comunidades autónomas y sus municipios. También incide en la necesidad de “fomentar nuevos productos relacionados con el patrimonio cultural y artístico”.

Publicidad

Comentarios