TV3 vuelve a estar en el punto de mira. Esta vez, por quienes les acusan de “alentar los disturbios” en Barcelona tras la detención de Puigdemont en Alemania.

Publicidad

“Manipulación”, “sectarismo” o “adoctrinamiento” son algunos de los adjetivos que acompañan a TV3 desde hace tiempo. Ahora, además, también les acusan de alentar los disturbios en Barcelona. Y no es para menos, dada la cobertura que la televisión autonómica catalana hizo de los altercados tras la detención de Puigdemont.

Los primeros en alzar la voz contra TV3 han sido los políticos. Representantes de Cs o del PP se han quejado en Twitter de la manera en la que la televisión catalana informó sobre los incidentes. Y, sobre todo, de sus comentarios, donde llamaba a unirse y protestar.

Inés Arrimadas recogía las palabras de un colaborador de TV3 que aseguraba que “habrá muertos”. Además, decía que “la república no se construye con lacitos, sino con sangre y fuego”. Algo que ha indignado a la líder de Cs en Cataluña.

Juan Carlos Girauta calificaba a TV3 como “engranaje clave del golpe de Estado”. Y avisaba, además, de las “serias consecuencias” que podría tener el estar alentando la respuesta callejera a la detención de Puigdemont.

Políticos de otras formaciones como García Albiol y Rosa Díez también han acusado a TV3 de manipular y ofrecer una información sesgada. También de animar a los ciudadanos a sublevarse.

¿Próximo cierre?

Además de los políticos, otros muchos ciudadanos anónimos han mostrado sus quejas. Algunos compartían vídeos y señalaban los momentos de mayor adoctrinamiento. Otros hablaban de manipulación y de ser un mero instrumento de propaganda. Y había quien incluso pedía el cierre de TV3 y mayor mano dura al Gobierno con la televisión autonómica.

Publicidad

Comentarios